GRAIVER, TIMERMAN, LOS DOCUMENTOS SECRETOS Y LA BURGUESIA NACIONAL

 

Por Edgardo Arrivillaga.

 

 

En noviembre de 1975, pocos meses antes del golpe militar que  liquidó al gobierno de Isabel Perón, el Institute  of  Collective Bargaining and HGroup Relations INC ,situado en  49 East 698 Street ,Nueva  York 10021 dirigió una carta a Duddy Graiver.

 La escueta misiva esta firmada por  el administrador de la entidad, Ted Kneel y era bastante   familiar.

 

Se dirigía a Graiver  diciendo  “Querido  David, Mr William Simón, Secretario del Tesoro tiene el agrado de invitarlo para que haga uso de la palabra en el encuentro que se desarrollara en nuestra sede el día 8 de diciembre a las 12.00.Concluía señalando que por favor tuviera la gentileza  de  confirmar su asistencia y exposición comunicándose con la señorita Tinsley  que recibía las aceptaciones en el teléfono 628-1010.

La invitación estaba  dirigida a Mr David Graiver como titular de la American Bank Trust Co situado en  el numero 562 de la Quinta avenida ,New York ,código de ciudad 10036.

 

Una segunda  comunicación  que se encuentra en los  papeles  Graiver –Timerman tiene fecha  del 30/04/76 y se refiere a los préstamos garantizados en dólares americanos a nombre de las siguientes empresas:

 ExeterFin, Gaillac, New Loring,  Olga Pora , Pecock Ltd y Feimberg ,se agrega a las mismas  nuevamente Solar Fuel y los depósitos que se despliegan entre el 24/05 de 1976 totalizando  una suma de  4.750.000 dólares.

En el mismo memorando  se aclara la situación de dos empresas, LM Bronesky con un depósito  de 1 millón de dólares efectuado el 7/05/76 y National Sugar –Eskenazy nuevamente  - con un depósito efectuado el 15/04/76 por la suma de 500.000 dólares  que totalizan  un millón y medio de dólares.

 

Las  fechas en que expiran los intereses de estas dos últimas son  exactamente el 7/05/76 y el 3/05/76 por lo tanto se trata de depósitos a cortisimo plazo que se definen estratégicamente en los documentos Graiver como estado de situación al 30 /04/76.

 

Esto en términos bancarios significa simplemente balance, depósitos, intereses, activos y pasivos.Pero mas allá de su detallismo administrativo revelan sin pomposidad alguna la pequeñez o grandeza de un país.

 

Las otras empresas que figuran  con precisión en el memorando preparado  claramente por David Graiver ,su firma figura por todas partes ,  son las siguientes : Evan y Cia , Prote Fair, Environement info, Codtriasa, Peacock, Promotortes, Decaludu, DÁrtagnan,  Bicton,  Xaver.Rier Saltes , Fundar, Weston Bird, Los Pinos, Olga Pora, Pedro Masi,  Morales y Ruso, Estándar Motor ,New Loring, Exeter,  Gaillac, Feinmberg, Solas Fuel nuevamente, Bronesky, National Sugar que se reitera , Veccia Hermanos, M Werer y de nuevo Sierras Bajas.

El total de las inversiones suma  40.137.925,67 de los que se descuentan 2750.000 lo que totaliza un saldo de 37387925 a la fecha indicada.

 

El tercer documento es una carta dirigida al secretario  William Rogers, con oficinas en 200 Park Avenue.New ork 100017 y dice simplemente.

 

“Dear Mr Rogesr,I  want you to know thankful  we are for the setter you sent to the State Banking comisión in reference to my father.

Our despest  appreciatiuon for your help. At the same time I want to apologize for having trouble you with this request.wich could only be justified by our real need  of refrences in this country new to us,

And  the fact of having two friends in common, Jack  and Alejandro Orfila.”

 

Como se advierte en estas comunicaciones en los depósitos a cortisimo plazo tanto Timerman como Graiver  tenían una visión bastante realista de la situación argentina y para ellos, ácidos compañeros  en vicisitudes políticas y económicas, la solución se encontraba simplemente en el golpe militar  de marzo de 1976.

Esta practicidad no quitaba el sueño a ninguno de los dos  ya que como en 1966 Timerman sostenía que  una nueva intervención armada, similar a la de 1966 solo adquiriría sentido si se trataba de  encarar reformas políticas y económicas de carácter definitivo.

“No esta mal esperar  cuatro o cinco años - confesó una vez a Osiris Troiani -si tenemos la certeza de que esto no se repetirá en al menos 40 o 50 años.”

 

El razonamiento era impecable pero tanto Graiver como Timerman no contaban con los elementos que la caja de Pandora  golpista desataría y que terminaría por engullirlos simultáneamente como un Gulliver enloquecido en la tierra de los pigmeos.

 

El problema de Timerman es que expresaba intelectualmente  a una burguesía nacional cuyo único punto referencial de internacionalización globalizadora  era su pertenencia a una comunidad cosmopolita legitimada en la Argentina que había descubierto a Ricardo Kleiman,alias de Eichman hacia poco tiempo  ,la judía , pero los sectores liberales que venían dramáticamente    asociados a los elementos liberales y pro británicos del golpe de estado vía José Alfredo Matinez de Hoz y gente como el  actualmente kirchnerista  ingeniero Enrique  Ezkenazy ;no solo no necesitaban de esa relación privilegiada ni de esos  sentimentalismos de la Shoa  sino  que por el contrario eran  claros socios de los países árabes extractivos y petroleros probritánicos   y por lo tanto  podían prescindir  de ese gregarismo colectivista del candelabro de los siete brazos de  forma absoluta.

Al revés de Gelbard, de Frondizi o de Lanusse que era el  mitológico militar progresista que Timerman añoraba simplemente no los necesitaban  y el antisemitismo que luego prolijamente arrojaron sobre el nacionalismo militar los nutría sin rubor alguno desde su origen.

 

Para colmo, la aparición de los Montoneros en el corazón del sistema de las finanzas  de Graiver y Timerman introducía un elemento protomarxista revolucionario   frente  al cual  los elementos nacionalistas y a la vez antisemitas florecerían como hongos tanto contra los Graiver como los Timerman.

Por ultimo ,la doctrina de la Seguridad Nacional americana no se detendría ante las opiniones o las amables cartas  del señor William Rogers y la situación de desbande del capitalismo minoritario de la burguesía nacional seria  exactamente como la escapada de mosquitos ante una carga de insecticida porque  tanto Timerman como Graiver no habían advertido que el progresismo controlado  que habían expresado culturalmente en los 60 –una democracia vigilada –ya no tenía la menor vigencia porque el poder militar tenia un proyecto geopolítico propio en una de sus variantes y un proyecto de  complementación capitalista globalizadora  en su variante liberal y ellos ,de una forma paradójica-no encajaban  en  ninguna de ellas.

Era el final de la amable burguesía transformista frondizista y  lanussista y el comienzo de algo mas directo, brutal, desprejuiciado que jugaba al todo o nada de saltar las fronteras porque había una vocación nacionalista o liberal que en ambos casos y de forma increíblemente simétrica  ,como el falso embarazo de la marquesa de   Von Kleist que era una metáfora del pueblo alemán en su versión mas  parsifaliana y nada mas , expresaba una  conjunción de intereses  claramente  voluntaristas y románticos

En esa mecánica de escueta simplicidad y en ese pathos revolcionario militar  de triunfo total o de fracaso absoluto ni Timerman ni Graiver  podían  genuinamente coexistir.

 

Estos documentos con su capitalismo provincial y realmente periférico  demuestran que el procesismo había optado por Bunge y Born, es decir por Enrique Ezkenazy, el actual aliado de los Kirchner antes que  jugarse por una  cooperativa de capitales   que se parecía mas a la Histadrut que a la  verdadera punta de lanza del capitalismo transnacionalizado al cual el proceso militar quería con  abnegación  asociarse.

Del otro de lo Andes, un  decidido  autor de Geopolítica de Chile, Augusto Pinochet Ugarte  estaba exactamente en el mismo dilema pero  pudo resolverlo en términos claramente franquistas porque  allí los  Gelbard y los Timerman,  vascos o yugoeslavos o croatas  no solo no eran culturalmente transgresores  sino que no necesitaban ninguna alianza con el poder bonapartista militar simplemente porque respondían ambos a la misma conducción estratégica mundialista.

 

El drama de la burguesía nacional fue el verdadero drama del proceso desarrollado en 1976 y no el epifenómeno contrarrevolucionario ejecutado por los Montoneros y las organizaciones armadas que los  acompañaban.

Ultimo elemento que alteraba la sosegada normalidad de los golpes de estado argentinos,  la  inadecuada muerte de Perón, equilibrador permanente  entre  los intereses de Gelbard, de Orfila, de la P2 y del lopezrreguismo en su versión  pentagoniana  habían dejado  totalmente huérfanas a las fuerzas que darwinianamente se enfrentaron hasta aniquilarse.

 

Timerman y Graiver tenían que desaparecer de la escena  y dejar el paso a los Chicago boys que venían con sus lujosos rolex –los Amado Boudu  y los Losteau de la época –expresando el salto filibustero de una clase transnacional segura de si misma ,con pergaminos internacionales y sin complejos para ser  los  bengalíes mansos del nuevo sistema.

 

Finalmente la derrota del partido militar y los diversos transformismos, incluyendo el simulacro de resurrección expresado por el alfonsinismo  hasta llegar finalmente  al kirchnerismo que  los amalgama detrás  de bandas derechohumanoides  proamericanas que suplantan y escamotean cualquier posibilidad de lucha de clases ,determinan no solo el final del partido militar sino el de la propia burguesía nacional que es simplemente socia menor, junto con los sindicatos ,del protofascismo kirchnerista lanzado sin defectos de percepción alguna sobre todo el resto del país real.

 

Hoy  la burguesa nacional timermanesca no estaría con  Kirchner sino con la Coalición Cívica y ese es en esencia el drama de la clase media argentina seudo progresista  que estos documentos ponen de relieve.

La burguesía  aprendió las buenas maneras para comer un buen goulasch o una ensalada waldorf pero sigue prefiriendo comerla en  Paris o Miami mientras los viejos militares que la legitimaban por simple contraposición dialectica  se han  disuelto como ese  Don Segundo Sombra que se aleja a caballo exactamente como alguien que muere y se desangra.


 

Portada