GOLPE DEL 24 DE MARZO: CARTA DE HECTOR TIMERMAN Y RESPUESTA DE CLARIN

Por Edgardo Arrivillaga.

 

 

En una lacrimógena misiva que parece escrita por un adolescente -ya no lo es-el embajador ante los Estados Unidos Héctor Timerman continúa ensayando maniobras de diversión elíptica que puntan al  tácito mengelismo   genético pero visto desde el ángulo del progresismo  y palmariamente a una condición de tragedia personal que  se debería mas a su portación de apellido que a las tristes realidades del financiamiento de la guerra revolucionaria  y la represión  indiscriminada  en la Argentina.

 

El grupo Graiver fue un caso de lavado de dinero antes de que existiera ley al respecto.

También  esta incurso en el mismo tema el grupo Bristol y  hay documentación relativa al asunto que el joven Timerman injustificadamente  ignora.

 

En mi caso personal  y sin saber muy bien porque  este señor   me acusó de judeofobico con una ignorancia periodística y profesional sorprendente en un embajador rodeado del asesoramiento de la mejor  inteligencia argentina en Washington.

 

También en  el caso de Clarín ,discute acerca  de los hijos de la señora Noble en una contorsión mendeliana y tácitamente timadora  en su dialéctica  vilipendiadora , en donde se mezclan el ADN ,los hijos  adoptados o no y en ultima instancia ,con una  notable sobreestimación de si mismo ,afirma que   los ataques contra el constituyen un intento de  voltear al gobierno argentino .

 

Flaquea también la memoria de Héctor Timerman y los periodistas de Clarín se lo recuerdan cuando se habla del asesinato del senador uruguayo Zelmar Michelini en función  de los   acuerdos Cóndor.

Ocurre que el senador Michelini era cronista parlamentario de lujo, colega mió y del   propio adolescente Timerman en la Sala de de Periodistas de ambas cámaras por aquellos años.

 

 El padre de Timerman escribió una columna diaria para  intentar salvarlo pero alguien le sugirió que terminará con el asunto y  desangeladamente el tema desapareció del diario La Opinión

 

Una garganta profunda  le  sugirió que se batiera en retirada y mas que la  competencia cívica en aquellos años  hablaba simplemente la estricta voz de la supervivencia.

 Héctor Timerman tampoco recuerda este asunto o lo que es peor toma sus precauciones al respecto.

Que sabia exactamente Timerman junior  del asesinato de Michelini, que sabe actualmente y porque no menciona esos secretos  levemente inesperados?

O no lo son tanto?

 

Simplemente porque su posición de defensor de los Derechos Humanos solo puede cautivar a un publico gregario y poco instruido o a gente que  intuitivamente simpatiza con las victimas hasta que estas mismas  en una retorsión especular, se convierten en olvidadizos victimarios del ayer.

 

Si uno analiza la cantidad de funcionarios de los cuales  ha prescindido el social fascismo kirchnerista militante-cinta de Moebius  incesante que se  retroalimenta en si misma , como una ciénaga sin herencia alguna    - la argumentación  sobre la prescindibilidad de un embajador novicio es irrelevante.

Nada es  nada más que funcional para los Kirchner y pronto el  trastabillante  embajador  lo experimentara en carne propia.

 

Del otro lado los periodistas de Clarín tienen razón en  casi  todo menos  en lo actuado administrativamente por su jefe-a quien bien conozco -   el señor Ricardo Kirchsbaum.

 

El  “ colorado “ Kirchsbaum ,un Editor de Clarín  que asume sus responsabilidades  para levantar un blog  por un simple  pedido de Timerman, pero que no puede asumir las mismas responsabilidades  ante una escueta carta que  pedía un elemental derecho a replica ante adjetivaciones no solo infames sino  rotundamente imbeciles.

 

Del mismo modo en este caso habrá que  ver en definitiva si esta linea confrontativa  es  la posición oficial del diario o si Kirchsbaum,con un pariente  masacrado en Tucumán por su pertenencia el ERP en su rama combatiente  ,no responde exactamente a otros intereses, claves y emociones internamente desgarradas pero que intrínsecamente no  desaparecen.

 

Conviene analizar también  la posición del gobierno sobre Clarín y Papel Prensa.

 

Que quiere exactamente el gobierno kirchnerista,una democracia sin libertad de  prensa o una libertad de prensa  blandida por otros periodistas?

Empresas del Estado camufladas y ya  sin mercado o con un mercado mediocre? Todo esto se vera en las gradas judiciales y no se preocupe Timerman, el gobierno no caerá porque usted se vaya.

 

Usted es una pieza menor, prescindible.Casi innecesaria.Sus explicaciones solo desgastan su carisma juvenil   y mientras mas explica los candidatos para esa precisa embajada florecen como hongos.

Usted ha exorcizado  con exceso siglas mágicas, la DAIA  y la Simón Wiesenthal.

Esas mismas siglas, recuérdelo bien, se volverán  contra usted

 

Porque los que deberían creer, los que querrían creer, ya no creen.

CARTA DE TIMERMAN

 

….Hacer todo lo posible para evitar que una vez más la prensa intente destituir un gobierno democrático. No lo hago por heroísmo sino, justamente, porque sé que uno no es un héroe y, entonces, puede cometer errores que terminen en horrores.

 

Ojalá estas notas de Clarín sobre La Tarde y mi respuesta sirvan para hablar públicamente con los periodistas de Clarín sobre dos temas que unen el pasado y el presente. Me refiero a Papel Prensa y la

identidad de los jóvenes criados por Ernestina Herrera de Noble.

 

unos días Joaquín Morales Solá describió que la compra de Papel Prensa fue un acuerdo comercial que el ex dueño (Familia Graiver) nunca protestó. Lo cierto es que durante el gobierno de Raúl Alfonsín

el Estado indemnizó a los Graiver por los daños materiales surgidos por la expropiación de Papel Prensa. Ya Alfonsín reconoció que Papel Prensa no fue un «acuerdo comercial» como hoy dice el columnista de La Nación, accionista de Papel Prensa.

 

Los periodistas de Clarín podrían comparar la cronología de los secuestros de Juan, Eva, Isidoro, Lidia Graiver y de Lidia Papaleo de Graiver con los pasos que llevaron a sus patrones a la titularidad de la empresa en cuestión.

 

Podrían investigar cuando, cómo y dónde murió el Dr. Jorge Rubinstein, contador de David Graiver. ¿Dónde estaban todos los Graiver cuando celebraron la primera asamblea de accionistas La

Razón, Clarín y La Nación junto a Videla.?

Saber el origen de la principal fuente de insumos de la industria gráfica es, creo, tan importante como entender los efectos que generé desde La Tarde los meses que fui su director.

 

¿Y los jóvenes Herrera Noble? En un país en que aun

permanecen más de 400 chicos secuestrados por los asesinos de sus padres no intentar el esclarecimiento de la identidad de esos dos

jóvenes no es haber sido un cómplice de la dictadura, es ser cómplice.

 



FÁBULAS Y FAVORES AL KIRCHNERISMO

Por: De la Redacción de Clarín

Héctor Timerman no puede negar lo que ha sido: director fundador del diario La Tarde, que se publicó en la Capital Federal desde marzo hasta agosto del 76 para promover y acompañar el golpe militar. En un nuevo aniversario del 24 de marzo, Clarín recordó esa breve pero relevante experiencia

periodística en la sección Medios de ayer.

 

Timerman dice que está arrepentido y que sigue recriminándose por esa acción, Y eso es lo que corresponde. Tiene de qué arrepentirse:

como muestran las tapas que abajo reproducimos, mientras duró su diario exaltó el golpe y elogió a la represión. Llamaba subversivos a las víctimas de la dictadura. Una de ellas fue, por ejemplo, un periodista

paradigmático de La Opinión, el diario de su padre: el senador uruguayo Zelmar Michelini, perseguido por la dictadura de su propio país. Michelini fue secuestrado el 18 de mayo del 76 y apareció muerto unos días

después.

 

Timerman dice que está arrepentido pero al arrepentimiento le dedica apenas dos de los 11 párrafos de la declaración enviada a este diario. El resto lo destina a atacar a Clarín, a sus periodistas y a la

directora. Esto demuestra al fin cuáles son los objetivos de su nota.

 

Dice que Papel Prensa fue expropiada por los militares luego de torturas a sus dueños, los Graiver, y cedida a Clarín, La Nación y la Razón. Es una fantasía. Los tres diarios compraron las acciones a la familia Graiver casi seis meses antes de la detención. Había muerto David

Graiver, el principal accionista y la familia decidió desprenderse de la empresa cuando aún se desconocían los vínculos financieros de Graiver con los Montoneros. La compra fue en noviembre del 76. En marzo del 77, la viuda de David, Lidia Papaleo, que conservaba una

parte minoritaria, estuvo en una asamblea de accionistas. Al mes siguiente fue secuestrada.

 

Los tres diarios siguieron pagando las cuotas de la compra por vía judicial. La dictadura se apropió de ese dinero y de otros bienes de los Graiver. El gobierno de Alfonsín los indemnizó.

 

El almirante Massera intentó –no pudo– intervenir Papel Prensa para apoderarse de la empresa. Ahora es el gobierno kirchnerista el que también pretende ahogar y controlar la compañía.

 

Timerman no sólo adultera la historia de Papel Prensa del modo que más le conviene a este Gobierno del que forma parte También cierra de un plumazo una causa que aún investiga la Justicia: dice que los hijos de la directora de Clarín fueron apropiados ilegalmente. Es otro servicio que le presta hoy al kirchnerismo.

 

En 2004 y ante el juez Bergesio, el mismo Timerman había declarado no tener «ni idea si los hijos (de la señora de Noble) son de desaparecidos o no». Y en la declaración agregó que su padre, Jacobo, había hablado con Rogelio Frigerio quien le explicó que ayudó a la

señora de Noble en los trámites de adopción. También afirmó que su padre consideraba demasiado inteligente a Frigerio como para involucrarse en un caso de hijos de desaparecidos.

 

Ernestina Herrera de Noble jamás fue siquiera indagada por una supuesta apropiación de menores. Y Marcela y Felipe Noble Herrera aceptaron hace ya más de seis años hacerse un examen de ADN para contrastarlo con el de las dos familias que reclaman ser sus familiares.

 

Esas dos familias rechazaron la prueba porque junto a las Abuelas de Plaza de Mayo exigen que el ADN de Marcela y Felipe sea cotejado con el de todos los desaparecidos. En ese punto está hoy la cuestión judicial y no en el que dictamina Héctor Timerman, que además pretende

enlodar a los periodistas de Clarin.


 

Portada