EL PROBLEMA ENTRE OBAMA E ISRAEL, MAS ALLA DE LA RETORICA

 

Por Edgardo Arrivillaga

 

 

Muchos en Israel y en la Argentina sostenían que el candidato ideal era Hillary Clinton y que la elección de Obama había defraudado algunas esperanzas en ese sentido tanto en los Estados Unidos como en el gobierno argentino.

 

De hecho la presidente Cristina Fernández se entrevistó con Hillary durante las primarias para darle un apoyo no solo de género sino su solidaridad

 

Posteriormente con la asunción de Obama y la crisis financiera de septiembre del 2008 que posibilitó el ascenso del joven presidente multicultural la presidente argentina se encargó de señalar que Obama era teóricamente un “peronista”.

 

Estas simplificaciones tomaron a sectores argentinos de sorpresa porque su visión dicotómica del problema medioriental no apunta al consenso sino simplemente a la confrontación por la falta de unidad estratégica de su política exterior.

 

El señor De Elia es notoriamente proiraní, Nissman quiere la captura de altos dirigentes iraníes y que las masas persas se precipiten a las calles exclamando “creemos en Ala y en la justicia argentina” Canicoba Corral formula jurídicamente esa línea de pensamiento.

 

El embajador Timerman con su historia personal expresa una línea intelectualmente mas alineada con la Diáspora aunque algunos piensan que los intereses argentinos concretos deberían estar mas cerca del Brasil, única forma de poder mediar con cierta eficacia en una situación mucho mas compleja que la Sudafricana y que la de Rhodesia y curiosamente mas difícil que la descolonización soviética y el nuevo reparto geográfico europeo desarrollado en la década de los 80.

 

Si sumamos a esto que Israel ha absorbido 1.300.000 judíos rusos que forman una estructura dentro de la propia Israel y que carecen de una vocación integracionista muy marcada porque consideran a la exitosa socialdemocracia Israelí como una estructura colectivista la situación puede complicarse aun mas en el frente interno; ya que la Knesset tiene mas gravitación que el Congreso argentino y los votos de los partidos religiosos , que también proponen la censura a Internet, son decisivos.

 

Camp David y la devolución de todo el Sinai por parte de Israel fue posible porque Egipto era un estado consolidado.

 

El problema palestino es una situación intelectualmente clara para los intelectuales como Chomsky o la fallecida Sontag o el director de orquesta Beremboin pero ha sido permanentemente usado por países que no se sabe realmente si quieren un nuevo país árabe en la región.

 

Otro factor de peso es Estados Unidos que puede cerrar un ojo ante el potencial nuclear israelí de Dimona pero no puede hacerlo ante la confluencia de la mafia rusa emigrada y los intereses del juego y el narcotráfico.

 

En el año 2003 el Departamento de Estado ya denunciaba la conexión entre los nuevos judíos rusos, el tráfico de éxtasis y sus canales de distribución en Bulgaria y Albania que terminaban no solo por derramarse por toda Europa sino que llegaban a los propios Estado Unidos.

 

Ze w Rosenstein era la figura que tenían en la mira los americanos y ya en 1989 JoeWiner había proporcionado información a Bill Clinton señalando que la mafia rusa comenzaba a minar el tejido social del país.

 

Finalmente en el año 2004 Israel arrestó y extraditó a Rosenstein con un acuerdo secreto con los Estados Unidos que le permitía cumplir su condena en Israel.

 

En síntesis la globalización de los mercados ha cambiado algunas pautas israelíes que están decididamente en una nueva etapa de la globalización

 

Después de Oslo Israel autorizó la apertura de un casino en Jerico-territorio demográficamente palestino-para competir con los casinos flotantes del Mar rojo que se situaban en el perímetro maritimo cercano a las aguas nacionales israelíes.

 

Tambien esto posibilitó el desarrollo dela mafia rusa de Abergil que controlaba sus ramificaciones desde Ámsterdam hasta los propios Estados Unidos.

 

Paradójicamente las bandas rusas tienen sus intereses en un lugar muy próximo a Israel, Dubai, los Emiratos Árabes Unidos, un riquísimo Xanadu en donde hay un cruce de mercadería importante ya largamente monitoreada por la DEA.

 

El problema palestino-israelí se ha modificado en función de la caída del comunismo, de la globalización de capitales y la permeabilización de fronteras que en otros tiempos estaban mejor custodiadas.

 

En México ocurre exactamente lo mismo y allí las bandas operantes con el mismo ínter juego con los lavadores nada tienen que ver con el conflicto palestino-israelí pero amenazan también con ser un estado fallido.

 

La etapa de los reduccionismos para las almas bellas henchidas de certezas pétreas esta terminando.

 

Obama es una inevitable expresión de esa realidad volcada hacia el Extremo Oriente y Netanyahu la expresión del nacionalismo periférico israelí.


 

Portada