HIPOTESIS DE CONFLICTO PARA LEER CON AIRE ACONDICIONADO

 

Por Carlos Manuel Acuña*

 

 

 

El triunfo de la nueva derecha chilena comienza a modificar el escenario estratégico. El drama de Haití influye en el problema, pues el islamismo tiene objetivos en el continente. Una pregunta esencial cobra forma: ¿peligra la unidad territorial Argentina...?

En un trabajo anterior señalamos que el triunfo de la nueva derecha chilena modificaría el escenario estratégico continental y hoy, a varios días de ese importante acontecimiento, las primeras palabras del victorioso Sebastián Piñera parecen ratificar este nuevo rumbo del mapa latinoamericano. Por un lado, el malestar indisimulado de las izquierdas antisocialdemocartas  o del populismo que aún mantienen el poder político en algunos países de la región, corrobora este aserto que desde Santiago el propio Piñera, con inteligencia y cierta sutileza, trata de colocar en un terreno lejano a posibles conflictos futuros.

Funtes confiables indican que Piñera seguirá la estrategia de Sarkozy en Francia.

Acelerara la descomposición de la Concertación atrayendo  funcionarios que pueden ser compatibles con su gobierno. Por el otro, el alicaído presidente  social fascista  de Venezuela recogió el guante después que el propio Piñera se adelantó a señalar que su gobierno se colocaría en las antípodas del chavismo, lo cual ha servido, entre otras cosas, a delimitar quien es quien en Latinoamérica. Concurrentemente, Chávez, con su economía en vía de destrucción, es poco lo que tiene para poder amenazar. El armamento adquirido especialmente a Rusia y que formó parte de los arsenales soviéticos, requiere una tecnología de mantenimiento y de uso, de sólida y novedosas preparación de la que el caribeño carece. En los hechos, se trató de millonarias operaciones con importantes comisiones en el medio, un asunto que sus externos aliados iraníes conocen bastante bien.Lo otro pasó por Montevideo y son  obsoletos modelos de ese excelente fusil de infantería que puede quebrar el espinazo de un tipo a 200 metros pero tiene  una estructura rudimentaria.Como una aspiradora vieja.

Ahora, los simpatizantes del Socialismo del Siglo XXI saben que Hugo Chávez sólo cuenta con el respaldo de los  indigenistas Correa en el Ecuador y Evo Morales en Bolivia, Lugo en el Paraguay y la verborrágica Cristina Fernández en la Argentina –una indígena británica - pero lo más importante de este cuadro es que las anteriores alianzas y respaldos mutuos se han modificado, sin olvidarnos que el ex tupamaro Mujica hizo que el Uruguay tomara distancia de este asunto.

Piñera pasó a encontrar identificaciones con el Perú, el otrora tradicional aliado argentino y en particular con la orientación doctrinaria de su presidente Alan García y casi en un mismo acto, hasta tuvo palabras de elogio para con la Argentina, su vecino más importante con el que su país siempre tuvo roces significativos.

 

No se descarta que el viaje para poyar la candidatura de Piñera de Mario Vargas Llosa ,un patricio egresado del Colegio Militar de Miraflores antes de dedicarse a la literatura haya mucho tenido mucho que ver con ese viraje.

De hecho, el antiguo aliado de Chile, Ecuador, ubicado a la espalda de los peruanos, gracias al indigenista Correa formado en universidades occidentales, pasó de aliado a ser un oponente .

En la Argentina, el ex embajador Jose Luís Fernández Valoni ha hecho lo posible por subsanar la crisis  peruano-ecuatoriana pero las buenas voluntades no bastan.

Es en el campo militar donde la política externa tiene expresiones concretas, tema que es importante para nuestro país que unilateralmente resolvió desarmarse pese a los peligros que entraña una decisión de tamaña naturaleza. Chile ha crecido notablemente en tecnología y material militar que la ha colocado dentro de un primer plano en la materia. A la inversa de lo que hicimos nosotros, reforzó y amplió su Armada a la que posiblemente le incorpore un portaviones y más submarinos, su Fuerza Aérea posee y poseerá aviones de combate de gran capacidad y autonomía y hasta cuenta con un Awack, el espía volante que además sirve para mejorar las comunicaciones y dictar preavisos en caso de conflicto -por ejemplo, el resguardo de la ruta de los grandes petroleros que navegan en el extremo Sur- o si se produce un enfrentamiento drástico contra el comercio de la droga. Las fuerzas terrestres igualmente se han vuelto más poderosas y le aseguran el control interno (lo que incluye a los mapuches) y de sus fronteras en términos inimaginables. El asunto no sólo es importante en si mismo sino que se adecúa a los manejos estratégicos de la región donde junto con el desarrollado Brasil que por múltiples razones lleva la delantera en la materia, miran a la empobrecida Bolivia donde comparativamente hablando sus Fuerzas Armadas no existen desde ningún punto de vista. Muchos se preguntarán “¿y por casa cómo andamos?”, interrogante válido pero que tiene algunas excepciones: aquí hay persistencias todavía útiles y vivas, especialmente entre los más jóvenes

El Tratado militar con Francia signado por el Brasil y  el desarrollo del primer submarino atómico regional marcan la diferencia entre los dos países y ya Celso Amorin le dijo claramente a la Argentina: “¿ustedes quiere  ser nuestro Canadá o nuestro México”?

Una pregunta .

Allí, en el Altiplano, Morales, entretenido con su nueva constitución indigenista pergeñada por el verdadero presidente,  García Linera, carece de capacidad no sólo para incidir geopolíticamente, sino también y primordialmente, para sacar a su país de la pobreza. El gas, el litio-ya volveremos sobre este estratégico  asunto  que esta  cuidadosamente oculto - y otros minerales convertidos en sus únicos armamentos estratégicos, son insuficientes para permitirle un juego operativo independiente y por el contrario, constituyen una tentación para quienes necesiten de esos rubros y tengan la fuerza suficiente para crear las condiciones que les permita adquirirlos... o apropiarse.

Por ejemplo, todo indica que así sucederá si Morales persiste en su proyecto  para quitarles las tierras a los productores de la región sureña más progresista, con hondos sentimientos rioplatenses, simultáneas tentaciones brasileñas.

Todo esto complica el juego argentino.

Es aquí donde, una vez mas, el caso argentino adquiere la categoría de tragedia, pues la destrucción de las Fuerzas Armadas corre paralela a otro problema que aparece en el horizonte: la posibilidad de un desmembramiento territorial, tema espinoso y doloroso, al que nadie quiere mirar pero que día a día se alimenta mediante las restricciones financieras impuestas por el poder central y los avances de una inseguridad interna que amenaza con descontrolarse.

 Hace muchos años, sectores de la inteligencia europea trazaron mapas con estos vaticinios lo que permite preguntarse si el kirchnerismo es tan sólo un accidente indeseable, un castigo generado por nosotros mismos o bien son personajes que responden a otros objetivos además del enriquecimiento personal, tarea a la que también se dedican con esmero.

La hipotética ruptura geográfica del territorio nacional es otra cuestión a la que nadie quiere referirse con palabras claras y concretas y que posee otro componente adicional como es el cierre de unidades militares que otrora constituyeron centros de consumo, afianzaron la presencia en el lugar, dieron aliento a los requerimientos comerciales e intervinieron en la cultura y el fortalecimiento de quienes vivían en sus áreas de influencia. Al respecto y casi como al pasar -lo decimos así pues su importancia merece un análisis por separado- debemos nuevamente señalar que la supresión del servicio militar contribuye, entre otras cosas, a la inseguridad general, al descontrol de los niveles juveniles que carecen de restricciones y formación, favorece la intromisión de la droga y forma parte de un proceso más amplio que forma parte del estado de descomposición en que se ha colocado a la sociedad argentina en una maniobra de estos abnegados izquierdistas que favorecen como en una suerte de metástasis al cubo a todas  las fuerzas antinacionales que el país debe enfrentar.

Toda esta cursilería se la debemos estrictamente a la primavera alfonsinista y los zancudos de la  calle Florida  y sus estatuas de yeso     que son la única hipótesis de conflicto que   la Defensa argentina puede imaginar.

Islámicos

Para concluir por hoy, es indispensable incorporar a este análisis el problema de la organizada penetración islámica en todo el continente. Además de operar desde los Estados Unidos hacia el sur, además de la Triple Frontera los operadores del  islamismo actúan en determinados lugares con marcada preferencia, lo que responde a un previo estudio estratégico de la composición social y la situación económica de los pobladores. Así, nos encontramos con activistas de ese origen que se desenvuelven con el respaldo del chavismo y otros grupos concurrentes que incluso ya se encuentran en la Argentina y responden a distintas denominaciones y siglas. Todos pueden ser identificados con la izquierda extraparlamentaria y antisistema   más avanzada lo que suele estar atado con definiciones de simpatías pro Iraníes -¿acaso no lo dijo entre nosotros un favorito del oficialismo como es Luís D'Elía?- y la organización de operaciones muy ordenadas y constantes que comprenden a distintos grupos, especialmente aquellos de menor nivel cultural.

La reciente tragedia ocurrida en Haití abrió un importante campo de acción para esta tarea que llegó al país fallido bajo la ayuda humanitaria. Al igual que miles de docentes y médicos cubanos que se desempeñan en Venezuela o venezolanos que actúan en la Argentina, un objetivo específico del islamismo son las poblaciones negras y carenciadas.El Socorro Islámico no es aséptico y si bien Israel son sus Malvinas sus objetivos económicos y políticos son mucho mas concretos.El padre de Bin Ladem hizo su fortuna siendo el único constructor autorizado en el Reino saudi para reparar y construir mezquitas y esto no es casual aunque la infantilización progresiva de los islamistas locales confundan a Bin Ladem y sus  sesenta hermanos con el Madhi.

El caso haitiano se ha convertido en un objetivo de primera importancia que apela a las inclinaciones animistas de los sufrientes pobladores y los artificios con que llenan sus vidas sin futuro. Tal vez por ello, las autoridades norteamericanos se han mantenido tan rígidas en el mantenimiento del control y seguridad de la tarea benéfica que se desarrolla con motivo del terremoto, que ha dejado a centenares de miles de personas sin techo y sin alimentos. Ofendidos, los franceses que algo poseyeron   en  Haití, censuraron en un primer momento las restricciones norteamericanas a sus operadores que llegaban con ayuda, aunque los últimos días se caracterizan por el silencio con que se trata a la fricción surgida especialmente en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

Hay un problema metodológico, Francia aplica una técnica socorrista modelo Médicos Sin Fronteras, las tropas americanas, modelo la BIG RED ONE, están preparadas para asegurar el perímetro en términos estrictamente militares.Lo cierto es que la refacción de los puertos de Haití  favorecerá la emigración hacia Cuba y Estados Undidos y la reconstrucción total de Puerto Príncipe insumirá al menos cinco años.

Por lo tanto los países medios simplemente están actuando, como también el comandante argentino Chenault,hombe de la Gendermaria Nacional argentina , activo operacional con un titulo de  psicoanalista además  que ha   explicado a los cuatro vientos que Haití tiene un estado, tiene una administración, tiene una entidad solidaria, carece de infraestructura.

Chenault  fue eliminado por el  pulp ficción del kirchnerismo militante pero la ONU  lo ha rescatado por su capacidad e integridad.

Los  K, tambien como en los comics  han puesto simplemente los ojos en blanco.

Pero esto es casi una anécdota. Lo importante reside en la constancia y fortaleza con que se despliega la infiltración, lo que ocurre en el Paraguay, los impulsos que llegan a los Movimientos de los Sin Tierra y ya que estamos, obviamente al problema que poco a poco se va conformando dentro de núcleos de la población negra del Brasil.

Al respecto no podemos dejar  de señalar que en el mundo de los admiradores del comic modelo Indiana Jones, pronto extrañaremos a Lula.

* Analista de Inteligencia Estratégica, periodista profesional, autor de la trilogía “Por Amor al Odio “una revisión iniciatica y antiesoterica de la guerra civil desatada en la Argentina en los años 70.


 

Portada