LA CRISIS DEL 2010 ,las FF.AA.brasileñas se oponen a un Nunca Más propulsado por los organismos de Derechos Humanos para romper el acuerdo militar con Francia

 

Por Edgardo Arrivillaga.

 

 

Esta información convenientemente  difundida y explicada  por Pagina 12,Horacio Vertvisky y la chica Adriana  Meyer están atrás del asunto es un simple reflejo dialéctico de la respuesta americana al acuerdo militar del Brasil con Francia.

 

Estados Unidos o al menos el sector pentagoniano  apunta   al desarrollo nuclear brasileño, les preocupa  la proliferación nuclear aun para usos pacíficos e intentan balcanizar la situación militar tomando en pinzas al Brasil con un problema de Derechos Humanos que no ha sido ninguna epopeya en el Brasil ya que la lógica guerrillera dio por tierra con  las aspiraciones desarrollistas de Brasilia por al menos un decada. La preocupación americana no es exactamente Venezuela como vengo sosteniendo desde hace años .El problema americano  es el crecimiento del Brasil como país llave que puede ayudarlos siguiendo la doctrina de los países   eje o pívot. Cumple un rol similar al de Egipto o al que cumplía Japón antes de que los americanos eligiesen China como en su momento tuvieron que abandonar Taiwán y la mitad de Corea. Ocurre que los pensadores americanos  advierten que su descuido del patio trasero  y los nombramientos irresponsables de gente  inexistente como  el  hijo de chilenos Valenzuela, un personaje ignoto inventado como un nuevo Bradem por  el gobierno argentino , ha producido un vació de poder que el Brasil esta  llenando con una lógica mercantil ,clauswitziana y  sin estridencias; una lógica lusitana en su esencia, instalándose como eje entre África  y  justamente  China y los países de Extremo Oriente. Iran no esta lejos del asunto y Sudáfrica menos aun ya que hay sectores sudafricanos,nacionalistas,que están haciendo señales  bastante claras hacia las Islas Malvinas y  los kelpers-sosteniendo la necesidad de una autonominizacion de  los kelpers y su integración en un espacio que incluye al MERCOSUR y a Sudáfrica. Las reivindicaciones sobre la etnia zulú que ya veremos  forman parte de esa  estrategia que  no es ni de izquierda ni de derecha, sigue la lógica de las micronaciones petroleras que  se crearon entre  Rusia e Irán en los ultimos años. Malvinas ,con su escasa población y su encapsulamiento dentro de la Constitución Europea  ante le indiferencia argentina , entra exactamente en esa lógica Simultaneamente  el presidente Obama tiene su mirada enfocada sobre la crisis  en el área AfghaPaki,pero hace solo  unos días sectores de  la inteligencia estratégica americana desarrollaron un ejercicio en el cual la India era atacada por un  entidad  que tenia capacidad para  desarrollar un primer golpe nuclear sobre   una de sus ciudades. Esto evidencia con certeza  que las preocupaciones americanas no solo  se centralizan en los eventuales ataques de Al Quaeda sino también  en la amplificación de un conflicto indeterminado  por vía nuclear. Y  el desarrollo nuclear del Brasil mediante su acuerdo naval con Francia no solo les ha quitado un mercado sino que  autonomiza la situación nuclear en Sudamerica  siguiendo la lógica gaullista que, en su momento ,fue acusada por los propios americanos de comunista sin advertir que De Gaulle luego de la crisis cubana y la cesión de los misiles Júpiter en Turquía por parte de Kennedy ponían de relieve que los americanos no entrarían jamás  en una guerra termonuclear por Europa.

 

Otro problema que no se advierte en términos ideológicos es  el problema palestino e Israel. En los últimos años  Israel ha recibido  mas de un millón de rusos, mas o menos el 13 por ciento de su población pero estos rusos que ya han formado un partido político el Ba Áliyah y   tienen en general alta calificación intelectual,se integran con facilidad a las fuerzas armadas israelíes –Tsahal-pero no solo no han perdido su identidad rusa sino que se consideran mucho mas esforzados, mas rigurosos y  mas determinados que los propios sabras.Esta realidad psicosocial hace que hoy Israel sea menos pro americana que hace unos años y que –por el contrario- exista una cierta sensibilidad favorable hacia el régimen ruso, hacia Putin y casi podría decirse que Israel esta   desarrollando una tendencia filoeslava que se acentuara en la medida en que  los americanos,el obamismo y los sellos de goma de los Derechos Humanos intensifiquen su trabajo a favor de la creación del estado palestino  de espaldas a los intereses israelíes que hasta ahora  eran contemplados como una prioridad. Natham Sharansky,un pretigioso disidente encarcelado y que hoy dirige  su lobby contra los sindicatos israelíes nucleados en la añeja Histadrut encuentra a  Rusia un país globalizado y a Israel un curioso residuo de comunistas  democraticos. Asi por lo menos lo ha dicho. Esta nueva situación replantea el rol de Israel ante los Estados Unidos, revisa la tradicional política  soviética de apoyo incondicional a la causa árabe porque inesperadamente Israel se ha convertido en un alfil  incisivo pero con un perfil filo ruso en el clásico tablero medioriental. Digamos que  como ocurre a menudo  en relaciones internacionales es necesario ver la batalla de Austerlitz desde el lado del vencido,entender sus objetivos y no quedarse simplemente con una imagen  asociada con la brillante estrategia napoleónica que dio la victoria al imperio frances. Los franceses no eran buenos, tenían una estrategia militar superior y  eso les dio la razón. En esta inversión de alianzas la izquierda argentina  permanece obstinadamente encerrada en su patiecito ideológico sin entender su funcionalidad .Buscando cierta coherencia metafísica que no existe siguen sin entender que la posición americana contempla dos objetivos perfectamente intercambiables y complementarios. El primero apuntar al conservadorismo en las relaciones internacionales y al mantenimiento del status quo cuando la relación de fuerzas les es adversa. El segundo ,absolutamente opuesto consiste en alentar los conflictos,alentar la desestabilización y exigir un monolitismo ideológico-en este caso el derechohumanoide-que es una versión Light de  la visión leninista  o cuaquera  en la cual la historia funciona  como un avatar de reivindicaciones dialecticament bien orquestadas en las cuales un grupo muy pequeño se convierte en heraldo de la verdad. En esta panoplia de realidades que se entrecruzan esta  también el problema del lavado de dinero y también aquí se advierte que los judíos rusos no solo llegaron a Israel con un pasaporte. Fuentes de  Naciones Unidas calculan que el dinero aportado por la aliyah rusa a Israel  se calcula en unos 8000 millones de dólares que coinciden  congruentemente con la etapa de la gran migración.Era dinero  existente en la economía paralela soviética y un factor mas que  estrecha las relaciones entre Moscú y  Tel Aviv.Y debilita la ansiedad rusa por la causa palestina que curiosamente ha atravesado el Atlántico y ahora se encuentra exactamente en Washington y en los think tanks europeos, sobre todo británicos. Cabe preguntarse como las agencias de inteligencia americanas,que son muchas ,no advierten la  sinuosa inversión de las alianzas. Hay una explicación  que tiene que ver con los recursos OMINT –humanos- que ha hecho que en los últimos  quince años las agencias que se ocupan de los problemas intenacionales hayan sido conquistadas en su gran parte por familias y universidades mormonas del centro del país y la realidad mormona es la menos dúctil para entender las razones y las verdades de los dos lados de la batalla de  Austerlitz. Veamos la previsible identificación en cadena que desarrollan los muchachos  reciclados de  Pagina 12.

 

 

Treinta años después de sancionada la Ley de Amnistía, los mandos castrenses advirtieron al presidente Lula da Silva que no consentirán ninguna investigación sobre las violaciones a los derechos humanos.

 


El ministro de Defensa, Nelson Jobim, presentó su renuncia al presidente en respuesta a la creación de una Comisión de la Verdad

 

Desde Brasilia

En Brasil la impunidad “nao tem fim”. La cúpula de las fuerzas armadas y el ministro de Defensa, Nelson Jobim, encabezaron la peor crisis militar en siete años del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva al amenazar dejar sus cargos si fuera creada una Comisión de la Verdad sobre violaciones de los derechos humanos durante la dictadura (1964-1985).
Lula acusó recibo de la estocada y ayer se reunió de urgencia con su ministro de Justicia, Tarso Genro, uno de los mentores de la Comisión de la Verdad junto al secretario de Derechos Humanos, Paulo Vanucchi.
Al dejar la sede del gobierno, Genro buscó bajarle voltaje a la crisis y aplazó cualquier decisión sobre el tema para la segunda semana de enero, cuando Lula regrese de vacaciones.


“No hay ningún tipo de alarma o preocupación, éste es un debate normal que venía ocurriendo dentro del gobierno y sobre el que el presidente dará la palabra final”, tranquilizó el ministro.


Treinta años después de la Ley de Amnistía, sancionada por el dictador Joao Baptista Figueiredo, los mandos castrenses advirtieron al presidente constitucional que no consentirán ninguna investigación sobre cientos de desapariciones y miles de detenciones ilegales perpetradas durante uno de los regímenes de facto más longevos de América latina.


El general Enzo Martins Pieri, comandante del ejército, y el brigadier Juniti Saito, y el ministro de Defensa, Nelson Jobim, pusieron sus cargos a disposición de Lula luego del lanzamiento del III Programa Nacional de Derechos Humanos. El hecho ocurrió reservadamente hace una semana, pero ayer saltó a los titulares de los principales diarios.


La ira castrense fue encendida por una propuesta comparable a la diseñada en Africa del Sur tras el final del apartheid y sobre la cual Lula conversó hace un mes con la alta comisionada de DD.HH. de la ONU , la jurista sudafricana Navanethem Pillay.
El proyecto presentado por Lula y ahora sometido a revisión propone constituir una comisión para “requisar documentos públicos, reconstruir la historia de los casos de violación de derechos humanos, localizar e identificar cuerpos, esclarecer torturas, muertes y desapariciones”. Ni una mención al eventual procesamiento o punición de los responsables de tales delitos.


“Es un proyecto muy moderado que el gobierno sólo iba a girar al Congreso en abril y sin ninguna garantía de que se apruebe antes de que Lula termine su gobierno en diciembre de 2010” , señala Jair Krischke, del Movimiento Justicia y Derechos Humanos.
La intrigas militares son moneda relativamente corriente en este país: en 1999 hubo descontento con el ex presidente Fernando Henrique Cardoso por la creación del Ministerio de Defensa y la eliminación de las carteras de ejército, marina y aeronáutica. En 2004 cayó el ministro de Defensa José Viegas luego de que el ejército justificara la represión durante la dictadura. Hace dos años, el ex preso político Waldir Pires, nunca aceptado por los militares que recelaban de su pasado, renunció al Ministerio de Defensa tras una tragedia aérea y presiones de la aeronáutica.


Comparada con las anteriores, esta crisis parece ser más seria, pues aquí no prevalecen reivindicaciones corporativas como presupuesto o tensiones coyunturales.


Ahora los uniformados objetan una decisión avalada por el primer presidente civil que propone correr el velo sobre el terrorismo de Estado. Y en esa ofensiva los militares hacen causa común con el ministro del área, quien debiera ser un servidor incondicional del mandatario.
“No estamos frente a una crisis institucional, o en un clima de golpe, claro que no”, plantea Jair Krischke, que ve en la presión castrense un “mensaje grave y retardatario”.


Y explica cómo ve el accionar de los mandos castrenses. “Con esta actitud los militares le están diciendo a la sociedad que aún reivindican el golpe de Estado de 1964, están mostrando para esta clase militar que el elogio de la dictadura es una religión.”
“Esta casta militar está condenando a Brasil a ser el país más atrasado de América latina en materia de esclarecimiento sobre el terrorismo de Estado y aplicación de la ley contra quienes la violaron. Argentina encarceló a Videla y tantos otros, Uruguay al dictador Goyo Alvarez, Chile a Manuel Contreras, en Brasil ni un cabo del ejército fue citado a declarar”, comparó el dirigente de los derechos humanos.


 

Portada