ARGENTINA, DE REPENTE, LA ETICA DE LOS JUECES DESCUBRE UN “SENDERO LUMINOSO” ENFILADO CONTRA EL GOBIERNO

 

Octubre de 2009

 

 

Ricardo Etchegaray, titular de la AFIP , y el ahora renunciado Subdirector General de Operaciones Impositivas Metropolitanas, Sergio Ariel Mancini, habrían entrado días atrás al despacho del Juez Federal Norberto Oyarbide con serias preocupaciones. El magistrado, atendiendo a un pedido del Fiscal Federal Luis Comparatore, solicitó a la AFIP que informe sobre el patrimonio del matrimonio Kirchner en el marco de la investigación por presunto enriquecimiento ilícito. En la causa de la mafia de los medicamentos, el juez avanza sobre Héctor Capaccioli y otras figuras claves del oficialismo. Además, Oyarbide investiga el subsidio irregular de 10 millones de pesos concedido por la ONCCA al feed lot Paseo de las Lagunas de Carlos Casares. El mismo no estaba habilitado por aquel organismo a la fecha de embolsarse el subsidio. Etchegaray fue jefe de la ONCCA hasta poco tiempo atrás. Según la versión originada en Comodoro Py, Etchegaray y Mancini lo visitaron a Oyarbide portando gruesas carpetas y con la intención de hacer una mención -tal vez disuasiva- de algunas cuestiones patrimoniales de aquél. Pero ni bien comenzaron a hablar, el juez los habría interrumpido para aclararles que, para una mayor transparencia, la reunión estaba siendo grabada y filmada. Inmediatamente, los dos funcionarios recogieron sus carpetas y se retiraron rápidamente y en silencio. El episodio marcaría una creciente tensión entre Oyarbide y el Poder Ejecutivo, tal vez inimaginable pocas semanas atrás.

 

El segundo episodio tuvo lugar en Happening de la Costanera una semana atrás, en una concurrida cena con jueces federales y fiscales del mismo fuero. Los comensales habrían apoyado en forma unánime las investigaciones que lleva adelante Oyarbide en los casos del enriquecimiento ilícito de los Kirchner, de Jaime, la mafia de los medicamentos, etc. Pero además, parrillada de por medio, los magistrados habrían llegado más lejos, coincidiendo en que el trato que el Gobierno les dispensa es inaceptable. Los reproches a la Casa Rosada fueron el tema recurrente de la cena y aparecieron también voces que reclamaron “ponerle un freno “a los atropellos del poder político. Octavio Araoz de Lamadrid, a cargo del Juzgado Federal N° 9, sería uno de los más irritados. No se trata precisamente de un juez enfrentado al Gobierno: un año atrás sobreseyó rápidamente al Secretario Guillermo Moreno -acusado por Ricardo Monner Sanz de enriquecimiento ilícito- y días después surgió que éste no podía justificar la propiedad de 400.000 pesos. El Fiscal Guillermo Marijuan puso en aprietos al juez, al dictaminar que se había apresurado a cerrar el caso. A fines del año pasado, Araoz de Lamadrid rindió examen por la titularidad del juzgado del que es hoy subrogante y el jurado del Consejo de la Magistratura lo aplazó, calificándolo con 10 puntos sobre 100. El bochorno fue aprovechado dos semanas atrás por los defensores del Secretario de Medios Enrique Albistur, León Arslanián y Alberto Beraldi, para tacharlo de parcialidad y falta de idoneidad. Araoz no se cansa de repetir “yo no soy un animal, el examen estuvo mal tomado”, mientras responsabilizaría del tema a Carlos Kunkel y Diana Conti, operadores K en el Consejo de la Magistratura. A Araoz de Lamadrid le toca ahora investigar el supuesto abuso de autoridad de la falange de inspectores de la AFIP que irrumpió en Clarín. No menos disgustado por las presiones oficiales estaría Claudio Bonadío y hasta Ariel Lijo se quejaría por los malos ratos que le habría hecho pasar el gobierno con la causa AMIA. Del lado K, algunos ya sentirían los cambios. Luis D’Elía no habría salido en absoluto tranquilo del despacho de Sergio Torres cuando días atrás le tocó declarar sobre la toma de la Comisaría 24 en la Boca , ocurrida en el 2004. Al piquetero mayor del reino le habrían tomado declaración como a un ciudadano cualquiera. Y hasta uno de los jueces federales menos dispuesto a molestarse con el gobierno, Raúl Canicoba Corral, empezaría a dar muestras de fastidio.

 

 

 

Conti,comunista en aprietos ?

 

La rebelión judicial en Happening hasta habría incluido comentarios sobre un nuevo caso emblemático. El ex Director del Banco Central, Rubén Pignanelli, y el esposo de Diana Conti y ex Secretario de Prensa del Partido Comunista, Enrique Dratman, acaban de ser denunciados por el abogado Enrique Piragini por “sabotaje y homicidio por venta de medicamentos adulterados y falsos”. Ambos son socios en la distribuidora farmacéutica COFEME, que presidía Néstor Vázquez, actual titular de la cátedra de Salud Pública de la UBA , ex fundador de la ANSSAL en los 90 y, hasta hace poco, segundo de Héctor Capaccioli en la Superintendencia de Servicios de Salud. La denuncia cayó en el juzgado de Torres, pero podría ser absorbida por Oyarbide, que lleva la causa de la mafia de los medicamentos pero está recusado por Juan José Zanola. Lo cierto es que, en la familia judicial, hay especulaciones acerca de que el eventual procesamiento de Dratman podría ser el comienzo de un castigo ejemplar a Diana Conti, un verdadero símbolo del manoseo K a la justicia. Esta diputada no gana para sustos. Hace poco, su ex jefe de prensa la denunció por quedarse con la mayor parte de su sueldo y ahora su marido aparece involucrado en un escándalo fenomenal.

 

El cambio de marea en la Justicia Federal empezó a inquietar seriamente en Olivos a partir del actual estrellato de Oyarbide, quien en los últimos tiempos se habría mantenido frío y distante, pero no agresivo, y hasta llegó a aclarar públicamente que el Consejo de la Magistratura no lo presionaba. El nuevo clima enrarecido desconcierta ahora a los operadores presidenciales, como es el caso del Auditor Javier Fernández. Para algunos, la salida de Aníbal Fernández del Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, debilitó las buenas relaciones con la justicia.

 

El interrogante que desvela al kirchnerismo es si el síndrome de Oyarbide es sólo una advertencia o el inicio de una escalada de activismo judicial en las 50 causas por corrupción que están en trámite. En la respuesta a esta pregunta se juega en buena medida la suerte del gobierno.

Y  entre tanto la radarización de las permeables fronteras argentinas  esta sepultada en la fila de expedientes   brucraticamente prescindibles  mientras que los  ejercicios de la Fuerza Aerea con Chile y el Brasil  fueron  aprobados in extremis ya que  no figuraban como prioridad alguna en la agenda del gobierno.

 

Núcleos militares comienzan a  debatir asuntos en las Escuelas de  nivel superior y los vuelos  de helicópteros de reconocimiento nocturno con tiempos de ejecución  acelerados se han incrementado en Campo de Mayo.

 

Fuentes : El Informador y   Carlos Marcelo Shäferstein


Portada