El crecimiento de la desocupación bajo el régimen de Néstor Kniebolo

 

Evidencias, por Luís Pico Estrada

 

 

 

Nº 325  16 de Septiembre 2009

 

(*) Evidencias”  Es una publicación mensual entregada en propias manos y vía  e- mail diariamente cada vez que la realidad se imponga con urgencia. Pretende facilitar elementos de juicio para que cada lector saque sus consecuencias.  Difundirá datos, y cifras e informes en forma exclusiva que serán distribuidas entre sus suscriptores.

 

La consultora Ecolatina al igual  que otras mediciones económicas reactiva la preocupación social que va más acá y más allá de los dimes y diretes del ámbito político: Se trata del padecer de la gente.

 

El deterioro económico registrado desde fines de 2008 en el país y el mundo fue  muy profundo. Los primeros efectos sobre el mercado laboral argentino empezaron a verse en el cuarto trimestre del año pasado.

La brusca contracción de la demanda derivó en suspensiones, en primera instancia. En el cuarto trimestre de 2008 los trabajadores suspendidos alcanzaron su máximo nivel desde mediados de 1999, extendiéndose al primer trimestre del año.

Dado que la demanda no recuperó los niveles pre - crisis y se estabilizó en un menor nivel, parte del personal suspendido comenzó a ser despedido. En el segundo trimestre del año la destrucción de puestos de trabajo fue la mayor desde fines de 2002 (118.800 trabajadores).

A su vez, la creación de puestos de trabajo se cayó fuertemente, y según el Índice de Demanda Laboral el ritmo de contracción promedió más de 30% en el segundo trimestre del año.

De esta manera, la continua destrucción neta de puestos de trabajo y la mayor participación laboral (que se eleva en épocas de crisis), impulsaron nuevamente el desempleo a los dos dígitos.

Como paliativo, el Gobierno Nacional prorrogó por séptimo año consecutivo el Programa de Recuperación Productiva (REPRO) y reglamentó el blanqueo laboral con el fin de regularizar trabajadores en negro.

La intensidad con la que la recesión golpeó a los diversos sectores económicos fue distinta. El empleo formal en servicios ascendió 1% i.a. en el segundo trimestre del año, mientras que en la producción de bienes cayó 4% i.a.

A pesar que el Mega Plan de Obras Públicas suponía duplicar el número de trabajadores en la construcción, el empleo cayó fuerte en este sector. En este sentido, si bien el gobierno anunció en agosto el Plan de Ingreso Social con Trabajo, habrá que esperar a su implementación para distinguir su impacto.

Los primeros datos del tercer trimestre muestran algunos indicios de que la caída en el mercado laboral se está suavizando. Los despidos promediaron en julio y agosto casi la mitad registrada en los meses del segundo trimestre.

En síntesis, la desocupación continuará creciendo lo que resta del año por la baja creación de nuevos puestos de trabajo, los continuos despidos y el ingreso de nuevos participantes al mercado laboral.

A futuro, el ciclo ascendente del desempleo podría revertirse en 2010 sólo si la actividad crece a un ritmo elevado. No obstante, existe el riesgo de que la economía argentina se desacople del crecimiento proyectado para los países.


 

Portada