SI NO LE GUSTAN ESTOS BLOGS, VAYA ¡Y COMPRE PAGINA 12 !

 

Recopilación de Strategicos

 

 

 

Viejas irradiaciones del partido militar con algunas señas a los militares que vienen.Hay un nuevo ejercito que se  inicia?Las conclusiones distan de ser concluyentes. Sin embargo es difícil pensar que los nuevos centuriones no expresen  su irrefrenable hastío por una situación de criminalización política que solo favorece a los delincuentes  de turno.En síntesis, si en esta orquesta  desafinada  entre  partido ,poder ,estado y estrategias nacionales inexistentes  , el hartazgo de la gente común  se centraliza en la clase política, de forma igualmente dialéctica  este hipercriticismo exasperado  puede convertirse en   cenizas  y tumba ,sin diamante alguno, de la vieja partidocracia militar que cogobierna el país-o al menos su  debilitado sindicato –desde 1983.Podría esto anticipar la llegada de nuevos centuriones?Es difícil, pero una reivindicación gremial y militar frente al eterno vals de las fuerzas políticas –que de fuerzas tienen realmente poco – pueden motorizar una expresión militar que se parecerá mas a las reivindicaciones  militares de antaño,modelo Paso de los Libres , que al complejo barroquismo de gente que otrora aspiraba a la conducción de los asuntos del Estado.La ucronica muerte de Seineldin, sobre la que ya he escrito bastante, anticipa esa sepultura que en época de vampiros apunta a desenlaces impensables.Desenlaces que sugieren exorcismo y  revitalización.Los muertos vivientes realmente estaban muertos para gente como el melifluo Pinedo,   Macri ,un fabricante  de automotores sin volante ni luz de giro ,  o el todo terreno ex   menemista  Felipe Sola?O alguien puede suponer en una síntesis extraordinariamente acotada que el odio de la clase militar juvenil  se limita a los Kirchner y nada más?¿Y los mandos mientras se consumaba todo esto donde estaban, y la abdicación de la misión y funciones  en defensa de la soberanía nacional donde quedaron sepultados y los negocios del Irizar y anteriormente del portaviones en que terminaron?La marcha de Radetsky y la consiguiente tumba de los Capuchinos espera a mucha gente.

A LOS BLOGS.

 

LEANDRO Sep 13th, 2009 at 9:00 pm

 

Las Fuerzas Armadas Argentinas fueron desmanteladas por sus mismos hombres. Esto se debe en gran parte a la derrota del Eje en la segunda guerra, que dejo el mundo subyugado a los designios de dos super potencias y por dos sistemas, que eran ambos distintas caras de una misma moneda. Por que tanto la democracia-liberal(EEUU) como el comunismo(URSS) eran dos sistemas globalistas, es decir profundamente anti nacionalistas. En la segunda guerra, los grandes derrotados fueron los nacionalismos. En nuestro pais con Peron se hacian cosas, se habian dejado sentadas las bases para poder tener unas FFAA de primer nivel, pero no se continuo por que cuando cayo Peron cayo el Nacionalismo otra vez. No hubo ni hay Nacionalismo en la FFAA desde entonces. Las FFAA se desarmaron solas, nunca supieron ni saben aun de donde vienen las balas ni entendieron a donde a hay que tirar. Se desarmaron por que para un Liberal no hay nada que defender, y nuestras FFAA son Liberales. Hubieron golpes militares liberales y “nacionalistas” en la Nacion, pero solo fueron los liberales los que formaban gobierno por que ellos eran finalmente Soldados globalistas del establishment financiero. Habia “nacionales” y liberales se juntaban ,y se juntan aun, para ver como defender La Institucion del Ejercito, la tradiciones de Nacion y su Fe. Estas fueron y son las precupaciones de nuestros Oficiles, estas son las metas y objetivos de nuestros “estrategas”. Nuestro Ejercito es poco lucido y no entiende como viene el Mundo.

Ni los que se auto denominan nacionales son rescatables, se han pasado toda una vida siendo funcionales a los liberales. Cada vez que habia un Golpe de inmediato un Ministro de economia Liberal asumia, eso si previa recomendacion de SRA, MULTINACIONALES,ETC. Liberales al poder y a desmantelar, y los Nacionales a la iglesia a comulgar. Las FFAA estan desarmadas porque mentalmente tambien lo estan, siguen viendo el enemigo en casa. Ojala dejaran de mirar tanto el retrato del Libertador y se fijaran un poco mas en el Padre de la Patria Brig.gral.Don Juan Manuel de Rosas, no en las cagadas a palo que por ahi asi pegar sino en el hombre que era feliz entre la mugre y sencilles de las fiestas de los desposeidos. Que vieran en el a ese criollo al que el pueblo vitoreva y abrazaba. Que vieran en el a ese Militar que uso su uniforme dos o tres veces, pero que peleo siempre. Finalmente que vieran en el a ese Politico que mientras mando, lo hizo como Argentino. Por que en estas tierra de Argentinos mientras Rosas goberno mandamos los Argentinos. mandar. que pretende seriamente GOBERNAR. leandromorzone@hotmail.com Patria y Nacionalismo o Colonia

2 Dani Sep 14th, 2009 at 1:17 am

La destrucción que ha hecho la conducción k no tiene límites. No se limita a la familia militar ni al campo ni a los millones de familias que cayeron de su poder adquisitivo. Va mucho más profundo. Han destruído lazos familiares que había llevado décadas poder construirlos.

En los ‘70 muchas familias contaban entre sus miembros a muchachos que estudiaban en la ESMA para ser marinos, porque además de la capacitación les daban una beca que les ayudaba a vivir. En las familias también había policías, soldados y desgraciadamente algunos con problemas mentales y/o emocionales que fueron captados por los ideólogos comunistas.

Los ideólogos zafaron porque pudieron escaparse al exterior y/o porque delataron a su gente. Los que murieron fueron de la gilada. Toda esa gilada, supongamos un total de 8000 tenían familia. Las madres y abuelas de plaza de mayo NO representan a los familiares de desaparecidos. La inmensa mayoría de familiares de desaparecidos lloró en silencio a los caídos y no se acercó a quienes utilizan a los muertos para lograr dinero y poder.

Con el correr del tiempo los familiares cerraron sus heridas y volvieron a juntarse y disfrutar su parentesco aunque pensaran distinto. Pero cuando llegaron los Kirchner reabrieron las heridas y provocaron divisiones familiares imposibles de arreglar, porque llenaron a los jóvenes de odio hacia todo lo militar, hacia el que no piensa como ellos. Les lavaron el cerebro con mentiras.

Tengo un familiar que desapareció por ser terrorista y, justamente por eso, por saber lo que pasó en Argentina, voy todos los 5 de octubre a homenajear a los que dieron su vida por la Patria.

3 José Carlos Sep 14th, 2009 at 8:23 am

Carta de Lectores enviada a los diarios

General Bruera – Abuelas ¿Aplauso?

Días atrás, el General Bruera, Secretario General del Ejército, informaba a la opinión pública que la disertación de una Abuela de Plaza de Mayo, frente a un auditorio de efectivos del Ejército Argentino, había culminado con la “explosión de los oyentes en un aplauso espontáneo, con rostros emocionados que ponían en evidencia que se había llegado al corazón de los oficiales”.

Tuve oportunidad de hablar con un testigo presencial de este hecho, quien me informó del verdadero sentimiento de los oficiales presentes. Los pocos que aplaudieron, no lo hicieron producto de la emoción, sino por la natural cortesía que tiene toda persona educada que concurre a un evento imprevisto, aunque no lo termine de digerir.

La frustración de los presentes fue unánime, y con ello se perdió una oportunidad inmejorable para la auténtica reconciliación nacional. La crítica de los presentes no surge por la presencia y disertación de una abuela de plaza de mayo. La frustración explota porque esta no fue acompañada por la presencia de una víctima del terrorismo subversivo, lo que hubiera permitido mensurar con equilibrio la magnitud de la tragedia de los 70 en toda su dimensión.

Actitudes como las del general Bruera no contribuyen a la concordia nacional, sino que alimentan el resentimiento de quienes se sienten olvidados. Aunque posiblemente preparen el camino para acceder en el futuro a una promisoria embajada.

Atte

Lic Pedro Rafael Mercado My (R) Ejército Argentino DNI: 18046597

4 Marta Amigo Sep 14th, 2009 at 8:34 am

El 12 de noviembre de 1975 mediante decreto 2.452 el gobierno constitucional afirmó: “El país padece el flagelo de una actividad terrorista y subversiva que no es un fenómeno exclusivamente argentino. Que tal internacionalización dificulta en gran medida la total represión del terrorismo y el proceso de pacificación argentino, lo que exige extremar las medidas tendientes a este objetivo. Que aquella actitud subversiva constitucionalmente configura el delito de sedición”.

Cuando las autoridades constitucionales en el mes de Febrero de 1975 asumieron la extrema responsabilidad política de ordenar a las Fuerzas Armadas entrar en guerra contra el terrorismo en la provincia de Tucumán para extenderla en el mes de Octubre a todo el país, es obvio que conocían cual era el adiestramiento que se les había impartido a sus cuadros para ese tipo de enfrentamiento en base a los reglamentos entonces vigentes. La Directiva 1/75 del Consejo de Defensa constituyó la base para la organización de las operaciones y la coordinación entre las tres Fuerzas Armadas y las de Seguridad, habiendo ella expresamente calificado al oponente como “enemigo” en el art. 6. a . 1).

La Junta Militar que de facto asumió el gobierno el 24 de marzo de 1976, ratificó la responsabilidad política del Estado por la guerra contra el terrorismo continuando lo iniciado por el gobierno constitucional sin modificación alguna. Fue una guerra institucional del Estado Argentino en la cual participaron las Fuerzas Armadas en su totalidad, sin excepciones, con pleno conocimiento de los procedimientos aplicados en ella por parte de quienes ejercieron el poder político durante el gobierno constitucional y obviamente en el de facto.

Los efectivos militares en la guerra contra el terrorismo actuaron en base a órdenes expresas. Las operaciones fueron documentadas e informadas cumpliendo lo establecido en el art.11 de la Directiva 1/75 del Consejo de Defensa. En esos documentos quedó constancia del proceder de los participantes en cada acción. Nadie actuó por su cuenta. Todos los cuadros de las FFAA y de Seguridad actuaron cumpliendo órdenes siguiendo la cadena de mandos a cuya cabeza estuvieron inicialmente la presidente de la Nación hasta el 24 de marzo de 1976 y a partir de esa fecha, los Comandantes Generales de las Fuerzas Armadas integrantes de la Junta Militar.

Esto no lo digo sólo yo sino que fue el eje del pensamiento del fallecido abogado Florencio Varela. Este gobierno desconoció la existencia de la guerra que aquí se produjo.

La dirigencia política en pleno, en los tiempos del gobierno constitucional de Isabel Perón ordenó a los militares, policías, gendarmes y prefectos entrar en operaciones para combatir al terrorismo.

Aquello de que la verdad os hará libres, más que un precepto bíblico, es una necesidad para poder asumir íntegramente las responsabilidades que por haber sido del Estado Argentino nos comprenden a todos.

5 Lic. Virginia Gamba Sep 14th, 2009 at 9:44 am

Señora Directora:

La guerra contra el terrorismo iniciada por orden del gobierno constitucional argentino en 1975 fue naturalmente continuada por el régimen de facto a partir del 24 de marzo de 1976 no porque los militares lo desearan sino por imposición del enemigo, que mantuvieron la ofensiva contra la sociedad argentina.

Pero desde 1893 se decidió llevar a los militares combatientes en ella a los estrados judiciales a fin de juzgar sus conductas por procedimientos para tiempos de paz a la luz del Código Penal ordinario, habiendo generado ello una fenomenal confusión que se ha ido agravando a través del tiempo pues es sabido que las acciones de guerra deben juzgarse por las leyes que la gobiernan ante tribunales especiales y no por las leyes penales ordinarias aplicadas por los tribunales previstos para juzgar delitos comunes en tiempo de paz.

Los jueces que han procesado y los que están juzgando a militares por sus responsabilidades durante la guerra contra el terrorismo, actuaron y actúan ignorando lo que es la guerra, las normas que la regula y la historia de la formación por parte del Estado Argentino de los cuadros militares para desempeñarse en ella.

El conflicto en su variante netamente “revolucionario”, a partir de la década de los cincuenta, comenzó a preocupar a estudiosos militares y ya en el año 1958 en la Escuela Superior de Guerra contribuían en la cátedra dos Tenientes Coroneles franceses con experiencia en la guerra de Argelia, habiéndose llevado a cabo el primer ejercicio denominado “Barcala” en el Valle de Punilla, Córdoba.

Desde entonces comenzaron a ser entrenados en forma específica por el Estado Argentino los cuadros militares tomándose más adelante, como guía escrita, reglamentos dictados e impresos oficialmente a partir de 1968 en los cuales se explicaba y definía a ese tipo de conflicto y se preveían las acciones para combatir en él.

Hoy en día el conflicto es aún peor, y tanto Colombia, como Venezuela, como Chile, Bolivia y por supuesto Brasil están tomando medidas preventivas para que ─Dios no lo permita─ evitar la guerra.

Las miles de víctimas del terrorismo se merecen que encontremos una forma eficaz de detener a los terroristas y evitar que sigan amenazando la vida republicana, aunque sea bajo la apariencia de “democracia”. Porque no es lo mismo República que “democracia”, para los socialistas del siglo XXI.

Los terroristas no funcionan como ejércitos convencionales: nunca llevan uniformes o defienden un territorio. Sus combates son para infundir pánico y, a través del miedo, su ideología. Por tanto, para que el ejército pueda responder al auge del terrorismo global hace falta plantear medidas que estén en constante evolución dentro de una estrategia global.

El apartamiento voluntario del mundo civilizado obedece a la política desarrollada por parte del actual gobierno de la familia Kircher, que sumergió al país en una falta de seguridad jurídica crítica. Eso trae necesariamente consecuencias: situaciones críticas que pueden llegar a ser violentas cuando el encauzamiento de los problemas trascienden lo jurídico.

Con la autoridad de haber sido asesora permanente del Ministerio de Defensa argentino desde 1983 hasta 1988, y además Profesora Titular de la Escuela Superior de Guerra, antes de radicarme en Europa, puedo sostener científicamente que la falta de preparación de los militares en Argentina, su anulación y desarme absolutos, garantizan que el país será un blanco fácil del próximo conflicto, de una naturaleza absolutamente distinta que los anteriores.

Como lo he expresado claramente en mi último trabajo “Society under siege - Crime, Violence and Illegal Drugs” (Sociedad bajo asedio - Crimen, Violencia y Drogas), publicado en Dublin, considero que el desarme y la desmovilización de las fuerzas armadas argentinas son garantía de la violencia.

Saludo a usted atentamente felicitándola por los contenidos de su página.

Virginia Gamba - Capetown - Sudáfrica

Director of SaferAfrica, an international NGO headquartered in South Africa. She works extensively in the field of safety, peace and security in Southern Africa, Sub-Saharan Africa and South America. Previous positions include. Director of the Conflict Resolution and Disarmament Project of the United Nations Institute for Disarmament Research (Geneva) (1994 – 96) Lecturer on Latin American Security Issues at the Department of War Studies, King’s College London (1990 – 1991)Advisor to the Ministry of Defense (Argentina) on restructuring, down sizing and civil-military integration of the military under civilian rule (1984 – 88) In 1995 she was awarded the Nobel Peace Prize together with the rest of the Executive Committee of the Pugwash Conferences in Oslo.

6 Francisco Joaquín Pappini Sep 14th, 2009 at 10:10 am

Creo necesario destacar que el Teniente General Roberto Brinzoni no tuvo una actuación brillante con respecto de los hombres que conducía. Poco antes de morir, siendo Jefe del Ejército, tuvo una reunión con el Jefe de la Armada, almirante Joaquín Stella, y se reunieron con el presidente Duhalde para modificar el criterio con que la Corte Suprema de Justicia había establecido para el incremento del haber de los retirados. Desde entonces, se unificaron los rubros haberes y sueldo, como únicos y nunca más la Justicia falló a favor de los retirados, a consecuencia de aquel gesto “patriótico” del General Brinzoni, que dijo que las FFAA debían sacrificarse por el país.

Como no fue nunca resuelto, uno de los temas que a los militares retirados les ha molestado siempre tener que exponer es el de los sueldos del sector. El malestar castrense se ve acrecentado por la ley que en su momento votó el Congreso en favor de los familiares de desaparecidos durante la guerra contra la subversión y por la cual se destinaron 224.000 pesos, actualizables a dólares, para cada caso.

Así, desde 1991 se produjeron importantes aumentos en todas las áreas de los gobierno nacional, provincial y comunal, algunos de ellos espectaculares, excepto para los militares retirados. Ese proceder es injusto y rayano en la discriminación, a la vez que en casi todas las áreas mencionadas los reclamos por diferencia de sueldos, suplementos y retroactividades son resueltos por la vía administrativa, en tanto que los militares deben plantearlo ─según reciente resolución de la ministro Garré─ únicamente por la vía judicial, lo cual significa años de espera y hasta la posibilidad de tener que recurrir a la Corte Suprema.

La ley de presupuesto determina que sólo se hará lugar al reclamo de quienes hayan entablado juicio, pero estos juicios tienen una antiguedad de más de seis años sin resultados, ya que las Cámaras en lo Contencioso Administrativo Federal, en su actual composición, suelen rechazar las pretensiones militares en forma sistemática.

Este trato difiere mucho de la importantísima compensación indemnizatora otorgada a cada uno de los familiares de supuestos desaparecidos, incluida la Ministra de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Carmen Argibay Molina, que no sólo jamás estuvo “desaparecida”, sino que se acogió a los beneficios de la subvención referida cuando actuaba como magistrada en el Tribunal Internacional de La Haya. Eso por mencionar tan sólo a uno de los casos mas notorios, pero hay miles de situaciones similares, desde el momento en que, según reconoció Graciela Fernández Meijide, se infló la cifra de 30.000 “desaparecidos”, cuando en realidad los guerrilleros muertos sólo fueron menos de 8.700. Una cifra inferior a de los militares y civiles caídos por los atentados terroristas.

Los oficiales y suboficiales retirados no dejan de reconocer lo lícito del dolor por los muertos en la guerra fraticida que enfrentó a los compatriotas durante toda la década de los ´70, pero sin olvidar a las madres y esposas que perdieron a sus hijos y cónyuges, no sólo en combate sino también cuando artefactos colocados por manos criminales e irresponsables hicieron explosión, con su secuela de víctimas.

Personalmente estimo que la pretensión del gobierno no se agota en el “lavado de cerebro” de los mandos militares, sino que su objetivo es más amplio. Tanto como deshacerse definitivamente de las Fuerzas Armadas de la Nación.

Mayor (R) Francisco J. Pappini

7 Dra María Biassini Sep 14th, 2009 at 10:24 am

RESPECTO DEL GENERAL BALZA

Está probado en más de un expediente que, de acuerdo con el plan de zonificación que se aplicó al país, Paso de los Libres era el área 243. Formaban parte de ella: el Regimiento de Infantería Nº 5, por entonces a cargo del coronel Juan Mabragaña; el Grupo de Artillería Nº 3, comandado por el entonces teniente coronel Martín Balza y el Destacamento de Inteligencia 123, dirigido por el entonces teniente coronel Antonio Simón. Mabragaña había asumido el comando del área por ser el oficial de mayor rango y antigüedad y le seguía Balza cuando Mabragaña se ausentaba de la guarnición.

El coronel retirado Francisco Molina, ex jefe del Destacamento de Inteligencia 123 de Paso de los Libres en 1980, procesado y en prisión en la causa sobre desapariciones en Paso de los Libres, le dijo al Juez Federal Juan Angel Oliva que el ex jefe del Ejército y actual embajador en Colombia, Martín Balza, como jefe de unidad, y en su calidad de comandante y superior inmediato de los oficiales de día (los que cumplen guardia), estaba informado de lo actuado por ellos en el servicio de guarnición y, por ende, no podía ignorar lo que ocurría dentro de ella.

Lo reafirma una declaración testimonial prestada a fs. 693 de la causa N° 6.859/98 en trámite ante el Juzgado Federal de la Capital Federal a cargo de Ariel Lijó en la cual el fallecido José Luis D’Andrea Mohr (ex capitán del Ejército) explica el sistema de inteligencia y su relación con los secuestros ocurridos en las zonas fronterizas: «El requerimiento de detención originado en la Jefatura II Inteligencia, vía Batallón de Inteligencia 601, era aprobado por el Centro de Operaciones Táctico del Estado Mayor, cursado a la zona correspondiente y ésta disponía que la subzona y el área prestaran colaboración o ejecutaran la tarea».

En una palabra, lo que pasaba en el centro de detención correntino conocido como “Estancia La Polaca”, situado en Paso de los Libres y desapariciones en el puente internacional a Uruguayana, era directamente ordenado por el arrepentido “democrático” Martín Antonio Balza.

8 Bahiano-argentino Sep 14th, 2009 at 10:47 am

Balza fue un precursor en la formación de una nueva clase de generales. Si el régimen de Kirchner fuera limpio, jamás hubiera nombrado embajador en Colombia, ni en ninguna otra parte a Martín Antonio Balza, un cínico que embarró a su propio ejército, y que está implicado hasta las manos en el llamado “terrorismo de estado” del cual se arrepintió colectivamente. Si bien el juez Federal de Paso de los Libres Juan Ángel Oliva constató la existencia de un centro de detención clandestina, conocido como estancia “La Polaca”, se abstuvo de procesar a Balza por ser un amigo íntimo del militar. En esa casa del terror y como parte del “Plan Cóndor”, mantenían secuestrados a militantes argentinos y (se sospecha), brasileros. Previo a ser llevados allí, las fuerzas conjuntas y con la complicidad de “marcadores” (militantes quebrados por la tortura), eran señalados en el paso fronterizo Uruguaiana-Libres. Según los dichos del concordiense y ex Servicio de Inteligencia del Ejercito (SIE) Carlos Waern (delator resentido), por “La Polaca” pasaron más de 200 dirigentes Montoneros mientras él era guardia en ese lugar. Contó además con lujos de detalles los distintos tipos de torturas, desde el llamado “teléfono de campaña” o picanas (descargas eléctricas en el cuerpo), hasta ejecuciones. Las declaraciones de Waern provocaron un fenomenal escándalo, tanto en Corrientes como en Brasil, varios diarios de este país, pero en especial “Zero Hora” (Porto Alegre), investigó este mismo hecho y tituló “Casa Argentina puede esconder cadáveres brasileros”. El testigo relató ante el Juez que “quienes no podían desconocer los supuestos hechos por los que se lo investiga eran el Tte. Coronel Arrillaga y el Tte. Coronel Martín Balza”. Según el diario brasileño, el lugar conocido como Estancia “La Polaca” es, en realidad, un campo de unas 40 has. ubicado a la vera del río Uruguay y a pocos km. de la ciudad correntina de Paso de los Libres. Rodeada por una frondosa arboleda y un imponente cañaveral, aparece una amplia casa (con sótano incluido), sobre la que se cuentan las más espeluznantes historias ocurridas en tiempos de la dictadura militar. “La responsabilidad por la toma de prisioneros, lugares de alojamiento y custodia estaba a cargo de las unidades de combate que eran infantería y artillería”, cuyo Jefe de Guarnición era Balza. Enmarcado en el odio que produjeron entre militares implicados en delitos de lesa humanidad las reveladoras delaciones de Balza mientras se desempeñaba como jefe del Ejercito. El Teniente General (RE) Martín Antonio Balza, es el máximo exponente de la cobardía, la traición y la falta de honor, según la publicación Zero Hora de Porto Alegre.

9 espectante Sep 14th, 2009 at 12:00 pm

Much0 bla-bla-bla-lo mas simple,es restaurar el respeto por el otro,porquè en estos ùltimos años,no hay garantía para nadie,porque de arriba hay mucho bla-bla-bla,pero parece que en los derechos humanos no hay algùn artículo que contemple,el respetar a nuestros mayores,a los vigiladores del orden,a los maestros primarios sobre todo,el caos es total,¿NOS ESTAMOS DESINTEGRANDO COMO SOCIEDAD?los hechos cantan.VALE.

10 luis alberto Sep 14th, 2009 at 5:49 pm

Solo quiero referirme a la porquería que escribió el tal Leandro, quien evidentemente es un pobre energumeno, que se infiltra en estas página para dar claras muestras de su idiotez, Zurdito pusilánime tu cerebro lo quemó el paco, y desgraciadamente no hay repuesto para eso, aunque pienso que puede tratarse de algo congénito y que vinieras a este mundo sin cerebro

LUIS RAZZOLINI

11 Dra. Marta A. Beltrame Sep 14th, 2009 at 8:32 pm

Señora Directora:

La felicito personalmente, tanto a usted como al autor del informe, por su absoluta precisión.

Como psiquiatra no veo que el fenómeno que describe brillantemente el Dr. Schäferstein esté limitado sólamente a la clase militar, sino que también afecta a nuestros hijos, nuestros vecinos, y a una sociedad que cree estar afectada por el fenómeno colectivo de “panic attack”, cuando en realidad lo que sucede es mucho más macabro.

En cualquier lugar del mundo hay personas presionadas, engañadas o persuadidas para adoptar creencias que pueden ser extremadamente peligrosas. Aunque quizás es aún más peligroso que vivan en la conformidad y la apatía, para ser simples espectadores de la acción, espectadores pasivos a los que considera como un rebaño sin voluntad.

¿Cómo puede hacerse este control sobre los demás y cómo podemos resistirnos a él? ¿Por qué algunas personas son más vulnerables mientras que otras parecen tener más predisposición a resistir? No somos como pensábamos que éramos. Nuestro cerebro no es sólido como un diamante, es mucho más moldeable. Por desconocimiento de su funcionamiento real nos lleva a confiarnos demasiado ante los poderes que se proponen manipularlo.

Con las palabras mágicas son: “dictadura militar” “genocidio” “derechos humanos” “libertad”, “democracia”, “cambio”, “igualdad”… ¿pueden cambiar nuestro yo?

¿No estaremos viviendo en nuestras sociedades un lavado de cerebro masivo, algo que puede comprobarse comparando las condiciones que los estudiosos de esta técnica soviética consideran que son necesarias para que se lleve a cabo, y las condiciones en que el individuo medio vive en nuestra atomizada sociedad?

Estas condiciones imprescindibles para estupidizarnos a los argentinos: aislamiento, bombardeo de un único sistema de creencias, mentiras constantes, anulación del pensamiento crítico, falta de acceso a medios de comunicación no dependientes de los manipuladores, etc.

La sociedad los tiene insertados, y no las propician sectas maléficas sino los partidos políticos y sus dirigentes egoístas, los dueños de las corporaciones, de los mass media, de las escuelas, institutos e incluso dentro de la Iglesia, de las compañías formadoras o controladoras de opinión y los servicios secretos kirchneristas: la S.I., el Departamento Seguridad de Estado de la Policía Federal, etc.

El resultado está a la vista: lavado de cerebro masivo y la creciente uniformidad de la sociedad y el mundo con maquillaje de pluralista, la indiferencia ante la injusticia, la falta de libertad y la ignorancia como fenómenos naturales, una sociedad aletargada, una multitud aturdida.

Saludos cordiales

Dra. Marta A. Beltrame

12 Editorial de LA NACIÓN de hoy Sep 14th, 2009 at 8:52 pm

Editorial I Publicado en edición impresa de LA NACIÓN de hoy, lunes 14

Presos por delitos políticos

Una arbitraria e ilegal aplicación del derecho sólo castiga a uno de los dos bandos enfrentados durante la represión

La agresión guerrillera que padecieron América latina y Africa en los años 70 como resultado de la política de expansión violenta del comunismo soviético fue repelida, primero, por diversas fuerzas civiles de opuesta ideología y, luego, por las fuerzas armadas de cada uno de los países agredidos. En todos ellos se dictaron leyes de amnistía.

Con el regreso de la democracia, nuestro país fue el único que exploró una forma de juzgamiento que permitiera sancionar a los mandos de las organizaciones terroristas y a las cúpulas militares que las combatieron con métodos ilegales; así se trazaron niveles de responsabilidad en la búsqueda de afianzar la Justicia. La empresa, con todo, no pudo consumarse exitosamente y, a la larga, revivió enfrentamientos innecesarios.

Se formó la Conadep, se juzgó y condenó a los titulares de todas las juntas militares que comandaron las FF.AA. y se condenó también a otros miembros de las fuerzas de seguridad y policiales. El Congreso de la Nación sancionó luego dos leyes de pacificación, llamadas de punto final y obediencia debida, que fueron reconocidas en todo el país y hasta por la Corte Suprema de Justicia de la Nación como leyes de amnistía.

Más tarde, durante la presidencia de Carlos Menem, se dictaron indultos tanto a militares como a guerrilleros. Algunos de estos últimos beneficiarios volvieron a atacar cuarteles del Ejército y a asesinar en plena vigencia de la democracia, como en los sucesos de La Tablada.

El esfuerzo de pacificación pareció logrado entonces. Sin embargo, los fallos de la Corte Suprema de Justicia, en los autos Arancibia Clavel y Simon, dictados en la primera época del gobierno kirchnerista, desconocieron las leyes de amnistía sancionadas años antes por el Congreso democrático, sin ningún clamor popular adverso. Desconocieron también los indultos y aplicaron normas internacionales no vigentes en la época de los hechos. Se violaron así principios universales del derecho penal, como el de legalidad, la prohibición de la retroactividad de la ley más gravosa y el instituto de la prescripción.

Se sentó, pues, un precedente que en el futuro puede volverse, con la misma arbitrariedad, en dirección contraria y afectar en todos los terrenos a quienes, usufructuando en un momento dado mayorías circunstanciales de poder, sueñan el sueño imposible de que las situaciones políticas dominantes a favor de una facción serán para toda la vida.

Con la revisión de actos soberanos de los otros poderes, se extrajeron del Congreso y del Poder Ejecutivo los instrumentos que la Constitución Nacional ha conferido para afianzar la paz interior. Todo ha sido gestado en medio de un clima de fuerte presión sobre los jueces y de iguales sospechas de injerencia política en el campo judicial. Así se ha logrado que la persecución por los años de violencia terrorista se haya centrado sólo sobre militares y policías que combatieron la agresión subversiva y, de un tiempo a esta parte, también sobre civiles que cumplieron en aquellos años tareas de gobierno.

Hay unos 500 detenidos, en muchos casos con seis y siete años en esa situación, por presuntos delitos ocurridos hace más de treinta años y sobre los cuales no pesa condena. Entre ellos, personas de más de 80 años de edad, pertenecientes a una categoría carcelaria que, según estadísticas, registra a estas alturas 54 prisioneros muertos en tales condiciones.

Así las cosas, no debe extrañar que se hable de la existencia de presos por delitos políticos en la Argentina, todos ellos imputados de haber actuado en la esfera de acción del terrorismo de Estado con el que se enfrentó al otro terrorismo, el de extrema izquierda. Este último, en cambio, por dos veces ha sido privilegiado por leyes de amnistía.

Es necesario actuar a tiempo a fin de que una ley de reconciliación nacional deje atrás, con un compromiso colectivo, un período siniestro desde todo punto de vista para el país.

De lo contrario, en un extremo o en el otro, se habrá perdido en equidad y en seguridad jurídica, y se habrá ganado en grave desvalorización del Estado de Derecho y de la grandeza espiritual de la Nación.

13 Juan Sep 14th, 2009 at 11:45 pm

Los generales de hoy no podrían ni siquiera ser soldados rasos del ejercito del General San Martin. En ellos, lo unico que brilla son los botones cuando los lustran. Realmente Dios nos tiene que proteger porque si llegamos a algun incidente belico, los vamos a tener que sacar de abajo de las polleras de sus mujeres. Son verdaderos discipulos del Gral Balza.

14 Armando Pérez Aquino Sep 15th, 2009 at 10:32 am

Hace unos días la promoción 99ª del Colegio Militar de la Nación nos reunimos, como todos los años, pero con significativas ausencias, sin duda producto de las rispideces de la contingencia política.

Se comentaron muchas cosas. De tal modo, hoy parece que a los Jefes de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas los designan de acuerdo a si tienen o no antecedentes penales que condicionen su moral. Vale decir que los tenientes generales, almirantes y brigadieres generales designados por el gobierno de los Kirchner, tienen invariablemente antecedentes penales. Esto hace más fácil manejarlos para que se sometan mansamente a los arbitrios del poder político. No por convicción democrática sino por miedo.

El teniente coronel retirado Guillermo González Naya, en representación de Taltec SRL y Poly Technologies Inc, empresa de origen chino, en su oportunidad denunció que Pozzi tomó decisiones que perjudicaron a su representada. La causa se remonta a fines de 2004 y según González Naya, Pozzi y otros oficiales cometieron “el delito de contrabando y fraude a una administración pública con la supuesta compra de un camión 4×4 enviado por Poly Technologies para su prueba de campo en nuestro país. Las comunicaciones constituyen un mercado en el que todos se conocen. El general Pozzi, que es del arma de Comunicaciones y se recibió de ingeniero en Informática, es uno de los miembros fundadores de la representación argentina de la Asociación Internacional de Comunicaciones y Electrónica de las Fuerzas Armadas (Afcea).

La empresa Taltec SRL, representada por González Naya, es también miembro de esa asociación.

Comparten la membresía Nixxon, Thomson Spectrum y Siemens, entre otras.

Los negocios en esa área alimentaron el año pasado toda clase de sospechas sobre el ex jefe de Inteligencia, Osvaldo Montero, quien fue pasado a retiro acusado de conspirar contra Garré y acumula denuncias en la Oficina Anticorrupción.

Justamente desde hace muchos años el hoy General Pozzi, que jamás pasó por la Escuela Superior de Guerra ni tiene idea alguna de lo que es la conducción de un Estado Mayor, fue proveedor (por interpósita persona) de los clones de computación que se le vendían a las fuerzas armadas. La marca de los gabinetes era Nixxon.

Así se entiende la docilidad de Luis Alberto Pozzi, cuyo compañero y predecesor, Roberto Fernando Bendini, fue echado del cargo por estar procesado debido a su peculado con los fondos del ejército en Santa Cruz, cuando secundaba como Comandante de la Brigada Blindada, a su estrecho amigo Néstor Kirchner, el gobernador de la provincia y su asesor financiero.

No es para disculparlo, pero con la espada de Damocles sobre su cabeza, difícilmente el Teniente General Pozzi tenga voluntad alguna de apoyar, sostener o siquiera compadecer a sus superiores que están purgando prisión por haber combatido al terrorismo.

Pozzi, un técnico y empresario que jamás fue combatiente ni tampoco estuvo familiarizado con el mando (que jamás le interesó), es también una víctima más de ese terrorismo.

17 Augusto Padilla Sep 15th, 2009 at 10:54 am

Coincidirán los foristas que, si no fuese por el uniforme, Carlos Pedro Artuso … el que relevó al general Altieri) podría pasar por:

a) jefe de compras de un laboratorio b) cajero de una mercería c) cantinero de un club de Primera C e) covachuelista de una ignota Dirección General f) mozo de un bolichón de barrio g) dueño de una pensión estudiantil

Por cierto que a Carlos Pedro Artuso todos esos cargos -honorables, por cierto- le quedan grandes. Y para quienes hemos conocido a generales de verdad -Lonardi, Señorans, Bengoa, Rauch, Buasso, Menéndez y varios más- resulta particularmente afrentoso que Carlos Pedro Artuso sea par de tan ilustres varones. Como con Martín Balza, los argentinos de bien debemos impedir que Carlos Pedro Artuso camine tranquilamente por la calle o que se siente en un café. Desde la estentórea puteada hasta el cachetazo infamante, todo vale.

18 Crux et Gladius Sep 15th, 2009 at 11:29 am

Quisiera aclarar que no soy militar, sino subcomisario retirado de la Policía Federal, pero emparentado con la provincia mediterránea porque de allí proviene la familia de mi mujer, y donde apoltroné mi apeadero definitivo.

En ese sentido, ahora que lo mencionan los lectores, recuerdo que el General Carlos Pedro Artuso, según dicen sus actuales Oficiales, fue muy conocido por su mas que escandaloso paso por el IOSE, el Comando de Sanidad y el Hospital Militar Central.

Si todo sigue igual, el IIIer Cuerpo de Ejército terminará más fundido que el IOSE. Seguramente el “grupo escalera”, que pretende las tierras del ejército para recuperar “espacios verdes” conseguirán lo que desean gracias al zapador Artuso (ya que no se encontraron mapuches en Córdoba que reivindiquen las heredades tribales).

No le decimos “zapador” por mover el piso de sus camaradas, sino porque parece que se formó en el arma de Ingenieros. Si decían que Schurlein era un traidor, es un ángel al lado de Artuso. Este General es el que motorizó, no bien se hizo cargo del IIIer Cuerpo, el traslado de todos los militares detenidos en las unidades militares a la cárcel emplazada en el basural de Bower, famosa por la cantidad de suicidios entre los presos, que no se bancan las insoportables condiciones de cautiverio en ese campo de concentración kirchnerista.

Resulta impactante el comentario del terrorista José Mujica, que es un tupamaro confeso, y seguramente próximo presidente uruguayo. Para él la guerra de los setenta terminó. Por eso se extrañó tanto de lo que pasa en este país y, antes de volverse a Montevideo comentó: “¡Los argentinos tienen que quererse más! ¿Por qué se odian así?”…

¡Pensar que tanta hipocresía y falta de cohesión, camaradería o siquiera piedad en las Fuerzas Armadas es, nada mas, que por guita!

Si quieren felicitar al señor Comandante del Cuerpo de Ejército III, Gral. de Brigada Carlos Pedro Artuso llámenlo al 0351-433-7259.

19 Carlos Bolledo Sep 15th, 2009 at 12:02 pm

UN PRECURSOR EN LA MAFIA DE LOS MEDICAMENTOS…

Brinzoni no dejó que se le actualicen los suplementos a los hombres de las Fuerzas Armadas, en un alarde de generosidad para con el Estado Nacional, ocasionando que hoy en día todos los militares cobren “en negro” y más negro aún sea su futuro cuando se retiren con dos mangos.

Pero cuando le dijeron que estaba fuera de las FFAA, no sólo se le terminaba la carrera Militar al hoy finado Teniente General Brinzoni, sino que parecía que también llegaba a su fin un plan para permitirle apoderarse de un negocio fabuloso no solo para para él, sino para el entonces Coronel Mayor Carlos Pedro Artuso (IOSE), el General Farrés (de Jefatura V, Finanzas) y el Coronel Medico (R) Mikulic, del Hospital Militar Central.

En efecto, Roberto Brinzoni (desde la Jefatura del Estado Mayor General del Ejército, junto con el Artuso (en el Instituto Obra Social del Ejército y el buen Doctor Mikulic (en el Hospital Militar Central), habían armado un sistema de licitaciones privadas donde los laboratorios y droguerías debían proveer a la obra social (IOSE) de remedios baratos, vencidos o adulterados. A esos laboratorios, se les pedía un 10% de “retorno” per cápita, o sea un 30% en total. Artuso y el Brinzoni organizaban estas licitaciones a espaldas de “los marrones” (nos llaman así color del borde de nuestras hombreras), quienes estamos a cargo de la parte económica financiera de la Obra Social.

Se manejaban con total desprecio por los estatutos del IOSE, y de ésta manera, querían apoderarse de la provisión de medicamentos, no sólo para las farmacias del IOSE, sino para los hospitales de todo el país (inclusive el Hospital Militar Central). Invitaban a las droguerías amigas entre ellas a REDFARM, vinculada con Alfredo Péculo. También, y sin pasar por la revisión de el Area Finanzas, licitaron toda la informatización del HMC, asignándole el honor del contrato ¡a Luis Alberto Pozzi!…

Cuando asumió el General Bendini, Artuso, continuó tranquilamente el negocio bajo el “paraguas” protector del nuevo Jefe del Estado Mayor, que le permitia hacer del IOSE su mayor fuente de ingresos, siendo un secreto a voces que el General de Division Agustin Altuna (entonces director del IOSE) el General de Brigada Juan Carlos Cordini permitía y protegia la impunidad de Artuso, a quien Bendini nombró nada menos que Comandante de Sanidad y, contemporáneamente Director General del Hospital Militar Central. Sus acciones resultaron en el aumento de las cuotas sociales de los afiliados, un peor servicio, ya que a nunca le interesaron los camaradas enfermos, sino el engrosamiento de su patrimonio, a costa de todo.

Hoy, Artuso logró que haya un proyecto de Ley para unificar las Obras Sociales de las Fuerzas Armadas (se creará el IOSFA) vendiéndose dos hospitales militares por lo menos, al no poderse tapar más la cadena de corruptela que las destrozó, y de la cual Artuso fue el protagonista.

Tal es el perfil de un general de división paradigmático del Ejército actual… No está “en grilletes” ni encadenado. ¡Es un corrupto!

A nadie le importa nada. Por eso estamos derrotados para siempre.

Carlos Bolledo

 

 

Notas relacionadas:http://harrymagazine.com/200909/seineldin.htm

.

Portada