LA POLITICA COMESTIBLE,PERO SIN CALORIAS

 

Por Alfredo Carella Presidente del Instituto Buenos Aires para el Planeamiento Estratégico (IBAPE)

 

El análisis político esta enturbiado por apreciaciones subjetivas, reveladoras del interés de sus arquitectos. Cabe aclarar el panorama planteando probables escenarios.

 

La visión macropolítica muestra carencia de confianza en y entre elencos de actores que revelan un equilibrio inestable, cuya frontera es la convicción de mantener el orden constitucional. El enfoque micropolitico evidencia turbulencia y fluctuación donde cualquier suceso es apto para provocar acontecimientos imprevisibles. La ausencia de partidos políticos activos dio lugar a preferencias ciudadanas personificadas, contingentes y a la comercialización de paquetes comestibles de imágenes en los medios de comunicación, que impiden consolidar a mediano plazo actores que regulen la actividad institucional.

 

En el Congreso las fuerzas se hallan en situación de equilibrio inestable con poca aptitud para juegos de suma cero. Coincidencias ocasionales convivirán con fraccionamientos y éxitos parciales de unos y otros. Bajo el manto de trillados y vacios lemas seguirá corriendo, como en todo régimen político, el río de la soberbia, la traición, la mezquindad que signa la competencia por el Gobierno de los hombres y la administración de las cosas. En este teatro operacional se perfilan las siguientes hipótesis:  

 

1- Hasta el 10 de diciembre. Resolución del Gobierno de preservar poder de decisión por medio del diálogo como estrategia de contención antes que fórmula para acordar, cooptación y segmentación de la oposición, veto, decretos de necesidad y urgencia. Oferta de coalición al arco opositor externo y de cohabitación a los grupos internos. Uso eventual de una estrategia de disuasión; renuncia o amenaza sin intensión de abandonar el gobierno, sino obtener el rechazo parlamentario y liberarse de condicionamientos.

 

 

2- Después del 10 de diciembre. Si los ‘clanes políticos opositores’ están divididos continúan las acciones de ruptura. En caso de unidad, moción de censura y pedido de remoción del jefe de gabinete (art. 101 CN) cuyo resultado sea la dimisión del ejecutivo o el fracaso y deterioro de los propiciantes. Recurso al Juicio Político para cambiar el Gobierno con llamado a elecciones o por el gobierno para obtener libertad de acción luego del rechazo. En los dos primeros supuestos asume el vicepresidente con un gabinete de mera administración y convoca a elecciones. Es un valladar que impide al ingeniero Cobos presentarse como candidato.

Portada