¿DESPUES DE KIRCHNER QUIEN ?

 

Por Luis Pico Estrada. Editor de Evidencias.

 

 

Carlos Fara ha dado a conocer sus observaciones sobre los resultados electorales de los idus de junio titulado “Ganadores y perdedores” y aclara “Cuando se hacen estos análisis, en general no se evalúan dos cuestiones: 1) la dificultad que presentaba la elección para cada candidato en función del contexto, y 2) los registros previos de desempeño de los partidos o alianzas. Si se pasa revista a la situación de distintos liderazgos, en vista de un análisis riguroso, surge lo siguiente”.  


 

Néstor Kirchner: obviamente fue el gran perdedor, ya que no solo fue derrotado por un aparato político mucho menos poderoso, sino que además obtuvo 14 puntos menos que la lista que encabezó Felipe Solá en 2007. Además, descuidó su terruño –Santa Cruz- y también perdió, cosa que solo le sucedió a Carlos Menem en La Rioja cuando ya estaba fuera del centro del escenario político nacional. Sus aliados suman el 31 % de los votos a nivel nacional2, que al no ser todos justicialistas, no se puede hablar necesariamente de una mala votación del peronismo (esto se desarrolla en un apartado posterior). Cabe apuntar como dato llamativo, que NK nunca ganó una elección fuera de Santa Cruz, ya que tanto en la presidencial de 2003 como en esta de 2009, en ambas ocasiones perdió por 2 puntos de diferencia.  

 

Julio Cobos: ganador sin discusiones. Si bien no fue candidato, es obvio que quedó posicionado sin discusión para la presidencial de 2011. Se ve que la caracterización de dubitativo y poco carismático de “Gran cuñado” al menos no afectó a su lista (y difícilmente a él). En el debe hay que señalar que antes del 28 de junio registraba una buena popularidad, pero su intención de voto era mucho menos próspera. El interrogante es acerca de si puede ejercer un verdadero liderazgo.  

 

Francisco De Narváez: gran ganador, ya que resultaba difícil imaginar que pudiera ganarle a Kichner, Scioli, los intendentes del GBA, el PJ oficialista,  el gobierno nacional y el provincial. En 2007 sacó para gobernador el 15 % y ahora el 35 %. Cabe el interrogante de si “billetera mata aparato”.  

 

Margarita Stolbizer: salió tercera, pero como siempre, las encuestas le dieron menos porcentaje del que finalmente obtuvo en función de la lealtad de los intendentes radicales en algunas secciones electorales del interior provincial (en 2007 todas las mediciones la daban 3ra. y salió 2da.). Si se observa su progresión 2003 – 2007 – 2009, se verá que pasó del 9 %, al 17 %, y al 21 % respectivamente. No se podría decir que es una perdedora absoluta.  

 

Mauricio Macri: ganó, pero no arrasó. Si se lo compara con el pobre desempeño de su lista de diputados nacionales en 2007, se puede decir que tuvo una recuperación sideral (creció 18 puntos). Sin embargo, jugó a su principal ficha y sacó solo 7 puntos más que Solanas que no tenía ni estructura, ni dinero, ni gestión exitosa para mostrar. Otro punto de comparación en contra es que su lista de legisladores locales cosechó el 44 % dos años antes encabezada por Narodowsky, y ahora Michetti arañó el 31 % (cuando muchos imaginaban un 40 % tranquilo).  

 

Carlos Reutemann: hizo una buena elección, teniendo en cuenta el conflicto con el campo que afectó a la provincia. Pero se podría decir que empató, valiéndole como atenuante que el peronismo fue dividido. Sin embargo, los votos de él y los de Rossi no se pueden sumar automáticamente, ya que el ex corredor tiene un caudal propio de independientes, que si no fuera él mismo candidato, optarían por otra lista. Como se dijo antes, el justicialismo con Reutemann obtuvo un porcentaje mayor ahora que iba dividido respecto al kirchnerismo, que en 2007 cuando unificado logró menos porcentaje. De todos modos, la historia esconde una comparación que no lo favorece: en 2003 también se enfrentaron Reutemann vs. Giustiniani para senador nacional en la provincia de Santa Fe. En aquella ocasión el dos veces gobernador le sacó al socialista una diferencia de 27 puntos. Hágase el ejercicio teórico de sumar los votos de Reutemann + el kirchnerismo en 2009: la diferencia ahora a favor de los sectores peronistas sería de solo 6 puntos. Nota adicional: comenzó la campaña unos 16 puntos sobre su principal adversario.  

 

Hermes Binner: perdió? Su alianza no ganó, pero técnicamente empató. Antes de que él entrara en campaña Giustiniani perdía por mucho, y él emparejó la elección. De vuelta, si se compara con 2003, se puede decir que lidera un espacio en crecimiento. Y si se observan los números para diputados nacionales de 2007 y 2009 tuvo un ascenso de 6 puntos. Tiene una chance de entrar en la discusión por el 2011 si se legitima en la elección de cargos provinciales que se trasladó a octubre.  

 

Luis Juez: otro ganador con interrogantes. En 2007 obtuvo para gobernador el 36 %, denuncias de fraude mediante. Dos años después, cuando se suponía que tenía que arrasar, frente a un Schiaretti con dificultades y en una provincia decididamente antikirchnerista (para presidente ganó Lavagna), arañó el 31 % y quedó a solo 4 puntos de radicales y peronistas, técnicamente empatados en el segundo lugar. Nota adicional: en febrero proyectaba sacar más del 40 %.  

 

Elisa Carrió: una de las grandes perdedoras. No se esperaba que su lista ganase, pero tampoco que saliera tercera a manos de un candidato que había obtenido el 4 % de los votos para presidente en el distrito. Su tozudez en querer ubicarse tercera en la lista, sumada a un estilo confrontativo, que terminó siendo alter ego de los Kirchner, le puso un techo de popularidad que hace mucho no puede romper. Lo más probable es que se haya despedido de la carrera por el premio mayor en 2011.  

 

Pino Solanas: merecía un párrafo en función de su excepcional desempeño en la Capital Federal a fuerza de coherencia histórica, creatividad y convirtiéndose en el candidato “simpático” para una elección legislativa. Lo más probable es que no pueda sostener ese caudal si se presentase a una elección para cargo ejecutivo.


Portada