CUESTA ABAJO EN BICICLETA, UN GABINETE CON SUS LLANTAS EN BAJADA

 

Por Barneby Fernández

 

UNO . El último cambio de ministros recuerda los gobiernos puente o balnearios de la Italia de postguerra.Duraban unos meses y los negocios funcionaban mejor. · Cuando no hay gobierno “sostenían los burócratas, las cosas van realmente mucho mejor. Esto se basaba sin embargo en algunas ideas fuerzas que sustentaban Jean Monnet, Spaak,  De Gasperi, Adenauer y  De Gaulle. Las diferencias estaban en el como pero no en los objetivos.El mas claro en  ellos de romper el condominio concertado bipolar fue el frances.Al  respecto Bechir Yahmed escribió en Jeune Afrique  “. Es preciso excluir todo sentimentalismos y saber que De Gaulle ni nos ama ni nos detesta y que por sobre todo el no hace nada por sentimientos.El no toma en cuenta mas que el interés  de Francia, de la que cree haber organizado  la resurrección a la que desea  confirmar como gran potencia a nivel planetario.”

 

Cuando  el viejo general llegó a la  Argentina en 1964  los partidarios locales de la Cruz de Lorena quedaron alelados.En 1964 Francia declaró oficial  al gobierno de Pekín,ofreció un credito preferencial a Mexico  y Juan Perón ordeno a sus partidarios  apoyar ruidosamente al anciano general cuya correspondencia secreta entre las dos mandatarios, se encuentra en el   Instituto Charles De GAULLE  por obra de la virtud   archivista de Georges Pompidau.

 

Frente a todo esto  los problemas hondureños resultan banales pero era la época del Plan militar Europa y mal que le pese   a HIV y sus amigos de la gauche americana  la Argentina eligió un abastecedor nacional para su producción bélica.

Ahora, la Argentina luego del periplo desafortunado de la presidente por los cielos   caribeños  incurre en un intercambio de ministros menos relevante que   las peripecias de Messí por los clubes de fútbol  europeos. .Son jóvenes pasantias acompañadas por un ex duhaldista de  palador negro, Anibal Fernández, quien crece como Fouche y el inesperado  Sr. Alak que  cultivó  relaciones a todo campo en la provincia de Buenos Aires. Habrá que ver si puede hacerlo ahora.Boude ,otra cara nueva que recuerda extrañamente  a Losteau  ,ensaya un capitalismo nacional con los fondos  de las pensiones. Es un parche .

 

Aquí  el  colaborador Barneby -experto no solo en político sino también energía - se refiere a la italianización de la política argentina que presenta ambiciones parlamentarias desde la oposición y monárquico plebeyas desde el oficialismo.Entre esos dos sistemas de gobernar se debate el porvenir político de los próximos meses.  

        

 


DOS. Lo cierto es que hoy esta democracia  mayor de edad que los militares nos entregaron en 1983 se parece a la italiana postmussoliniana, por la velocidad de desgaste de sus gobiernos.   Raúl Alfonsín quedó acabado en 1987. Carlos Menem duró mucho más, pero su derrota fue total. Lo de Delaruina, engendro mastuerzo, colapsó rápida y violentamente. Le tocó luego a Néstor Kirchner, que alcanzó seis años de primacía hasta el 28 de junio. Su derrota fue cualitativa mucho más que aritmética.

Similar a la Alfonsín en 1987. Tal vez peor. Un señor contó votos en La Provincia y afirma que aún sumando la diferencia entre sus votos y los de los intendentes perdía igual. Su fenómeno maldito fue Martín Sabatella, que le sacó los votos de la victoria, los de los jóvenes.

 

         1983 nació del retiro militar, no de la lucha popular ni partidaria. Este sencillo hecho no es nunca resaltado en su esencia política. Lanusse, diez años antes, entregó el poder ante la terrible posibilidad de una guerra civil. Recuérdese que los remezones militares duraron hasta Seineldín.

 

         No es lo nuestro escrutar los motivos que llevaron a la gente a votar como lo hizo. Pretendemos aportar a la medición de la gradiente en que entró NK, tema evitado por los encuestadores por lo resbaladizos que son los caminos de bajada.

Se presenta con una inclinación fuerte, que requiere pericia en la conducción y buenos frenos. Parece aguda en el primer tramo.

 

         El otro componente de esta metáfora es el peso del vehículo. No es lo mismo encarar cuesta abajo un camión cargado que una bicicleta. Si sabemos el tiempo de la carrera: 20 meses.

 Creemos recordar que el chasís ciclista mayor construido artesanalmente tuvo cinco asientos y pedaleras, pero un solo manubrio y palanca de freno.

 

   No hay nada esto como  para destapar champagne.


 TRES. 

 

 Notas para releer ,sobre un ocaso previsible:

http://harrymagazine.com/200907/peste.htm

 

http://harrymagazine.com/200907/digestion.htm

 

http://www.harrymagazine.com/200906/voto.htm

 

http://www.harrymagazine.com/200904/monarquia.htm

 


Portada