¡CHAU KIRCHNER ¡

 

 

 

 

Por Edgardo Arrivillaga.

 

No hay una situación prerrevolucionaria pero hay un extraño clima de cambio de regimen.Los partidos políticos, las confederaciones empresarias y el  decisivo sector gremial intuyen que  es necesario encarar un clima de gobierno que sustituya a la confrontación kirchnerista  por el acuerdo y que las políticas de shock que el país puede afrontar  este año y el próximo exigen claridad política y abandono de toda mitología  movimientista en términos de masas desatadas; para   almidonarlas  en acuerdos políticos que  den sustentabilidad  a una  dura política económica que será implacable con los  actores que no intervengan en una ecuación que coexistirá con  un nuevo transformismo que -a su vez -deseche  toda intoxicación ideológica del pasado.

 

Es que  el  domingo la lucha política se plantea en términos absolutos a nivel nacional por la absoluta incapacidad táctica y estratégica del doctor Kirchner para  analizar  la modificación dela relación de fuerzas tanto dentro de su propio gobierno como del Movimiento  Justicialista en su conjunto.

 

Ocurre que  el país debate el domingo la vigencia  de  un  seudo peronismo de izquierda, con residuos camporistas ,montoneros y sobre todo el mito soreliano y frantzfoniano que dio al movimiento John William Cooke y la influencia de la revolución cubana que cinceló a la generación de los 60 y 70 que hoy están en el poder.Patetica ha sido al respecto la polémica entre la señora Carlotto y la doctora Molina ,rehén por años del régimen cubano ,en tanto la Carlotto ,paqueta señora de barrio norte  empalizada  entre las Madres de Plaza de Mayo, intentaba justificar sin éxito alguno las mezquindades de la política de Derechos Humanos en la propia Cuba.Igualmente patética   la seducción crediticia hecha por la presidente a los cuadros de oficiales y suboficiales de las Fuerzas Armadas en una ceremonia absolutamente descalificada por la presencia de  su propia ministra  Nilda Garre, que ya ni siquiera puede visitar su residencia en Campo de Mayo por temor a algún exabrupto inevitable. Frente a esto  hay un peronismo anti K, que se apasiona con conformar un peronismo urquizista que implica reconectar a lo popular con lo republicano -enorme tarea- y encima insertar a la Argentina en el mundo, aunque ese capitulo de la operación es arduo, dificultoso  porque Brasil  superó   a la  Argentina  y hoy por hoy  la realidad nacional argentina cuenta poco, demasiado poco para su potencial latente, en este mundo complejo.

Finalmente de todas las fuerzas de izquierda, la única que parece salir del anonimato del 1 % es curiosamente la de Pino Solanas que al margen de los derechos humanos que  los dividen por los mitos  del pasado que conlleva, atrae a sectores nacionalistas y socialdemócratas, a la vez. En eso  ex  fascistas y  socialistas argentinos son prolijamente coherentes, el domingo  desteñidas camisas rojas y negras  votaran por Pino Solanas simplemente por una cuestión de honestidad intelectual.Los otros candidatos capitalinos giran en el vacio que  esconde esa inescrupulosa palabra, repetida hasta el hartazgo  y que nos  susurra  anfibológicamente y casi asexuadamente …gestionar.

.Porque todo esto? Probablemente porque  la Capital  anticipa  una corriente que implica una  corrección de igual forma del peronismo solamente populista consumista ,un peronismo de supermercado Disco  o Carrefour  y una sumatoria de elementos intelectuales que el kirchnerismo creía hasta hace poco monopolizar.De modo que debemos analizar  al pinosolanismo como una variable mas del peronismo-el paso de Pino por Guardia de Hierro es una referencia inevitable y oportuna a la vez - pero en modo alguno su negación. Donde queda la negación entonces  en esta pleyade de  peronistas y aliados  más o menos dispersos entonces?

 

Claramente en la Carrio que del republicanismo pasa al republicanismo conservador sin advertirlo siquiera-Pratt Gay, como Gustavo Beliz  en su momento, es eso en esencia y demuestran la falsedad de que lo joven es inevitablemente novedoso, atractivo y pujante , como las SS tal vez?  – y del inicial discurso moral católico seudogaullista y a la vez ambicioso y totalizador  termina por un anticesarismo sin proyecto, lo cual la iguala exactamente en eso a Kirchner que encarna,  a su vez, un cesarismo  igualmente  sin  proyecto alguno mas allá de su  simple declamación.

Hermanos gemelos en la confrontación se retroalimentan entre si. Curioso el asunto.

 

Porque ellos  parecieran ser  extrañamente funcionales el uno al otro, mucho mas que el Pontecorvo nacional que es  el inesperado Pino. De modo que la interna peronista dirimida a nivel nacional es de alguna manera la interna del famoso país real maurrasiano-ya lo había detectado Drieu cuando visito la Argentina en 1936 por una invitación de Victoria Ocampo,a quien previno de la Argentina real y excluida antes de irse a escribir un excelente  libro sobre  Bolivia  - frente a la línea Mayo -Caseros de la cual  sectores peronistas  pueden  rescatar  sin problemas al Urquizismo –el peronismo federal semeja a eso, incluso en su alianza susurrada  con el Brasil de Lula   -pero muy difícilmente puede   rescatar al iluminismo rivadaviano que ,junto con  Mariano Moreno y pese al revolucionario  Plan de Operaciones de este ultimo ,  permanecen  tenazmente , del otro lado de la barricada. En este esquema el radicalismo no tiene juego real que plantear al país , De Narváez y Macri como neoperonistas  operacionalmente  concretos lo sustituyen con ventaja y los candidatos inventados ,como Heller, no interesan casi a nadie. Por eso  es razonable suponer  que  el país  marcha hacia  su institucionalización con o sin efímera microguerra interna –esto ultimo dependerá del propio Kirchner y de sus adlateres mas duros como el interlocutor favorito del teniente coronel Aldo Rico, el ex montonero Carlos Kunkel – ante una situación  en la que el rustico  ex presidente simplemente pierde porque su transformismo ya quedo superado y el país exige un nuevo modelo  renovador dentro del propio transformismo peronista para  subsistir y reencauzar al país en  un mundo complejo que no tolera hipérboles  denuncialistas. Simplemente las soslaya, como  Obama, al aplastar una mosca.

En esencia el kirchnerismo cae  porque cree seriamente que la derecha liberal y menemista  ha maquinado su perdida.Esta visión   aislada  y paranoica lo encierra en una telaraña  que lo hace enfrentarse  primero con el campo, luego con la prensa ,finalmente  y mas tarde con el propio peronismo y  a la larga con un setenta por ciento del país  al cual ha querido inútilmente  coptar ,someter o simplemente  proscribir.

 

La mediocridad de la gestión hizo el resto. Que pasara ahora? Es difícil avizorarlo .Habrá que contar votos, provincias y los elementos corporativos que como  el factor gremial    son decisivos a la hora  de crear una nueva articulación  del poder político y  desde luego descartar el fraude, ¿cosa realmente impensable en la pulcritud democrática argentina? Kirchner   al desechar su   posicionamiento socialdemócrata transversal, explicado sesudamente  por Torcuato Di Tella, tenía que haber sido un  pragmático  Putin  rioplatense morigerado, para consumar su proyecto  solamente energético en lo económico,   crudamente  absolutista en lo político , a la vez.

 

Pero para eso necesitaba el apoyo de las Fuerzas Armadas a las que   desarticulo y de corporaciones vitales, como la Iglesia, a las que desafío ,con una irresponsabilidad  genuinamente adolescente.Compro  ,en su reemplazo,   las  banderas derechohumanoides ,eligiendo ser  una extraña mezcla de alfonsinismo stalinista  y a la vez socio y  cómplice  difusor de un proyecto bolivariano caribeño que nada tenia que ver con la realidad argentina ,mas que en las obras de Eduardo Wilson  Galeano .Es cierto que su bagaje intelectual era mas o menos limitado ,tan limitado como el del propio  Duhalde en sus comienzos.Y sus asesores, estaban mucho mas cerca del Bebe Cooke o de la izquierda americana ,como Vertvitsky o Bonasso  que del peronismo real que emergerá intacto de estas elecciones.Intacto , es cierto , pero también fragmentado a la vez y eso plantea  un  nuevo problema  que consiste en   definir exactamente que hacer con los kirchneristas derrotados.

 

La respuesta es, sin embargo, relativamente simple .Absorberlos sin pasarlos a deguello  y salvo  algunas figuras que de faros del pensamiento pasaran velozmente a ser impresentables, sencillamente encolumnarlos en el nuevo esquema  que surgirá de esta  imprevista revolución política  que generaran estas  banales elecciones de medio término.

¡Chau Kirchner¡  es algo destinado solamente  a Kirchner.

El resto  se   pasara con armas y bagajes al peronismo  y a  los gobernadores que emerjan   victoriosos en la contienda.

 

Y Pino Solanas, en la Capital Federal, pone de relieve que los sectores intelectuales y juveniles   siguen a la búsqueda de algo que exprese banderas nacionales y de justicia social  conjugadas con una  modernidad  inevitable y de recambio  a la vez, que el propio kirchnerismo ha dejado de registrar. Las buscaran , entonces ,dentro o fuera del peronismo en los años que restan hasta el próximo recambio.

 

Si entendemos que Pino nació en 1936 y atrae-pese a ello - al voto joven la advertencia  para la corporación política  vigente es lapidaria.

 

 De todas maneras las elecciones del próximo domingo son esperadas anímicamente con una sensación de  liberación, resarcimiento, instancia agonal frente a los últimos años en que una pequeña familia y algunos cortesanos manejaron al país.

Después de Bignone el general de brigada ad honoren Néstor Kirchner ya puede ir pensando en su retiro.


 

Portada