Brasil compra submarinos y helicópteros a Francia

 

Abril de 2009

 

 

Brasil planea firmar el martes con Francia, en ocasión de la visita del presidente Nicolas Sarkozy, importantes contratos de armamento con traspaso de tecnología para desarrollar una industria de Defensa que esté a la altura de su peso político y económico.

 

 

Estos dos acuerdos se refieren en la venta de parte de Francia de cuatro submarinos convencionales y la construcción en cooperación de un submarino a propulsión nuclear, así como de una cincuentena de helicópteros de transporte. Los expertos de ambos países se apresuraron hasta finales de la semana para finalizar los últimos detalles de estos contratos, cuyo importe no ha sido revelado y se ha estimado en 3.000 millones de dólares en la prensa brasileña. En las extensas negociaciones entre ambos países, la voluntad francesa de compartir su tecnología fue el elemento que determinó la elección brasileña, afirmaron expertos y diplomáticos. “Vamos a comprar cuatro submarinos Scorpéne y, con el traspaso de tecnología realizado (por Francia), estaremos en posición de construir el casco de un submarino a propulsión nuclear”, declaró un alto responsable del Ministerio brasileño de Asuntos Exteriores, Everton Vargas. Brasil, que desarrolla desde los años 1970 un programa de investigación nuclear, se encargará sólo de la concepción del motor. El Scorpéne es un submarino convencional de ataque, fabricado por la francesa DCNS, ya vendido a Chile, Malasia e India. Su costo se ha estimado en 300 millones de dólares por pieza. El gobierno brasileño firmará además la compra de 51 helicópteros tipo EC-725 concebidos para el transporte de tropas y para operaciones de rescate en combate. El costo sería de cerca de 1.500 millones de euros, según la prensa especializada. Serán construidos por la sociedad brasileña Helibras, propiedad en 45% de Eurocopter, filial de EADS, el gigante europeo de Defensa y aeronáutica. Los primeros aparatos podrían ser entregados en 2010, indicó la sociedad en junio.

 

Francia también busca la concreción de otro importante contrato: la venta a la fuerza aérea de Brasil de 36 aviones caza, y se habla del modelo Rafale de la Dassault. Estos acuerdos se inscriben en el marco de una “colaboración estratégica” que será firmada por Sarkozy y su homólogo brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. La cooperación con París se inscribe también en el Plan Estratégico de Defensa Nacional divulgado el jueves pasado por el presidente Lula. Éste tiene dos prioridades: la vigilancia y la protección de dos grandes riquezas brasileñas, la Amazonia y los yacimientos petroleros en aguas profundas, así como el desarrollo nuclear civil, un campo en el cual Francia está bien posicionada.

 


Portada