Argentina-Sudan: ONG s denuncian la actuación gubernamental ante el brote de dengue

 

Abril de 2009

 

 

Maricel Seeger (Efe) | Buenos Aires

 

La situación del dengue en Argentina se "descontroló" por el "fracaso en la prevención y el control" de la enfermedad, según organizaciones civiles, que han denunciado  la existencia de 20.000 casos, frente a los 7.700 confirmados por el Gobierno. Las autoridades aseguraron que intensificaron las fumigaciones en buena parte de país ante el peor brote de dengue de la historia, que causó tres muertos desde el inicio de 2009, según cifras oficiales, aunque las ONG advierten de que la cifra de decesos es mayor. La ministra argentina de Salud, Graciela Ocaña, ha negado que el Gobierno "esté tapando el problema del dengue" por las elecciones legislativas que se celebrarán en junio próximo y admitió que "nadie puede ignorar lo que pasa, porque el problema está". Ocaña asistió al Parlamento para informar sobre las acciones del Gobierno para afrontar esta situación sanitaria que, según admitió ante los senadores, "es grave" y está "muy vinculada con las situaciones de los países vecinos". La ministra aseguró que desde el año pasado se realizaron acciones de prevención del dengue, "diseñadas a partir de las recomendaciones de la Organización Panamericana de Salud que tienen que ver con el control del vector".

 

Según varias entidades no gubernamentales, el brote de dengue es "una verdadera epidemia". Subestimación de la epidemia "Fracasó el control y la prevención del dengue. Se subestimó la información previa a esta epidemia y la pregunta más grave es qué va a pasar el año próximo", sostuvo la directora general de la Fundación Mundo Sano, Sonia Tarragona. Fuentes oficiales dijeron que el Ministerio de Salud interrumpió el año pasado los programas de prevención de dengue que se aplicaron hasta finales de 2007, cuando se registraron 409 casos en el país, según cifras oficiales. De acuerdo con el Gobierno, de los 7.700 casos confirmados, 7.415 casos son autóctonos, mientras que otros 319 corresponden a personas que contrajeron la enfermedad en otras naciones, principalmente en Bolivia. "Además, hay otros 223 casos sospechosos pendientes de confirmación", precisó el director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Juan Carlos Bossio, en declaraciones a la televisión local.

 

Piden que se declare la emergencia nacional

 

Por su parte, Rolando Núñez, de la organización humanitaria Nelson Mandela, denunció que en la provincia de Chaco, la más afectada del país, "hubo un fuerte descontrol del Gobierno para hacer frente a esta enfermedad". "La intensificación de las fumigaciones es el reconocimiento de que se ha fracasado en prevención y control del dengue, que solo en Chaco provocó ya cuatro muertes", dijo el titular de la entidad chaqueña, que denunció la existencia de más de 11.000 casos de dengue en esa provincia. En varios actos convocados  el pasado  martes en Argentina para conmemorar el Día Mundial de la Salud se dedicará un capítulo importante a la enfermedad que transmite el mosquito 'aedes aegypti', que ataca principalmente a las provincias del norte del país, cercanas a Bolivia y Paraguay. La Federación Sindical de Profesionales de la Salud de Argentina (Fesprosa) siguió un paro nacional y marchó a la sede del Ministerio de Salud, donde denunció la existencia de más de 20.000 enfermos de dengue en el norte del país y pidió que se declare la emergencia nacional. Los expertos confían en que la situación mejore con el descenso de las temperaturas previsto por la proximidad del invierno austral, entre junio y septiembre, pero advierten de que la epidemia puede resurgir el próximo verano. La enfermedad ha llegado a Buenos Aires y su periferia, donde existen más de 200 afectados. El lunes, una mujer de 57 años con síntomas de dengue hemorrágico murió en la provincia de Salta (norte), si bien epidemiólogos locales negaron que esa haya sido la causa del fallecimiento y el caso está bajo investigación. Algunos especialistas sostienen que el gobierno esta intentando minimizar el problema para evitar una abrupta caida en  la venta de pasajes y paquetes turísticos.Para ello se in forma a la población  que  con la llegada del frió la peligrosidad del dengue desaparecerá.Otros especialistas sostienen que  la estrategia es  falsa.Ocurre que el dengue se instala en los cursos de agua  durante el invierno y se reactiva con los primeros calores;de ser asi la Argentina no solamente sufrirá dengue en el primer período del año 2009 sino también hacia el final llegando hasta el 2010. Decididamente  para el gobierno el dengue es un fenómeno  escuetamente antikirchnerista en la castigada y casi africanizada Argentina de hoy.

 

Como en la ex URSS  que prohibía la publicación de los accidentes aéreos y de ferrocarril ,un rígido monitoreo se ha establecido sobre la Argentina -Sudan.

 

 


Portada