METAL MAS VALIOSO QUE SU VALOR NOMINAL: LAS MONEDAS

 

Por Gerardo José Gonzalez

 

 

Desde que el mundo es mundo (antes no era humano) existen las monedas.

Se acuñaron en metales escasos y valiosos, de manera que su valor intrínseco fuera equivalente, proporcional al peso. Oro, plata, cobre.

Era frecuente partirlas, para tener cambio chico, en medios, cuartos, sextos.

 

En general fue función estatal exclusiva el emitir moneda, es especial después de la consolidación de las naciones europeas.

 

En nuestro país Julio Roca asumió plenamente la facultad de emitir una única moneda nacional, aunque continuaron circulando marginalmente monedas de plata

acuñadas por algunas provincias.

 

La Argentina, que ganó varias categorías universales del Guinnes monetario, emitió hace pocos años numerosos billetes provinciales, pero nunca monedas.

 

Bueno, hoy escasean las monedas. Al pudiente el tema no lo afecta. Pero al pobre y a la clase media si. Muchedumbres hacen cola en los bancos para cambiar billetes por monedas, y reciben, en cambio, mucho menos del tiempo empleado.

 

Las casas emisoras son expertas en calcular la amalgama metálica, el tamaño y la  diversidad de valores. En casos de emergencia naciones como Francia e Italia acuñaron en aluminio, metal inadecuado por su rápido desgaste. Juan Vital Sourrille acudió al liviano metal cuando la democracia nacía.. Y creyó prudente ahorrar imprimiendo unos billetitos, descoloridos, todos del mismo tamaño.

 

Siendo evidente que las monedas de 25 y 50 centavos son muy grandes, pesadas y costosas, y que las de un peso son una rareza codiciada, nuestro pueblo merece que Martín Redrado se ocupe un día de estos del tema.

 

Quedaremos todos aliviados.


Portada