CATAMARCA, HASTA LA PROXIMA DERROTA SIEMPRE ¡

 

Por Edgardo Arrivillaga.

 

La derrota del Kirchnerismo, en verdad del conyugato que ejerce el poder ejecutivo de la Argentina ya  que el kichnerismo dejara de  existir en muy pocos meses, era tan previsible como la fallidamente  suicida  jugada de Misiones.Tambien allí  el árido personaje  jugo a suerte y verdad  una ruleta rusa en la  que el tambor del arma tenía todas sus municiones cargadas  y por ende  apuntaló  una elección  atrás de un puñado de impresentables y con previsible  simpleza  las fuerzas sociales  lo abatieron con el pistoletazo seco de las urnas.

Esto es muy parecido. No estoy  substancialmente de acuerdo con las tonterías que dice Randazzo-alguien que masculla mal el castellano –de que  Cobos es el responsable de todo esto y que  los medios están fabricando a Cobos  como una suerte de De la Rua   En realidad Cobos es como el sargento Cabral.Ha pasado a la historia política argentina con una sola frase ,pero todavía no se le conoce plan de gobierno alguno excepto  el profundo hartazgo y desprecio que sienten sectores importantes del país por el conyugato militante y sus adlateres. Estos últimos cada vez mas jóvenes y por ende, justamente, mas propensos a la traición.

Nadie puede pensar seriamente que gente como Massa, Redrado o el mismo Randazzo creen seriamente estas tonterías acerca del movimientismo y la necesidad de buscar caudillos carismáticos en un momento del mundo en que cualquier votación globalizadora la ganaría el  señor Obama-un profeta al cual la izquierda reza  porque expresa la única Bolsa de Valores con moneda refugio  - y no gente como K o el presidente de Guinea.Bissau.

Después de la derrota en Catamarca los kirchneristas  resolvieron minimizar el tema, muy distinto seria la cosa  si hubiesen vencido.En ese caso , los comentaristas  paleomontoneros nos hubiesen saturado de explicaciones hernandezarreguianas sobre  la pulsión  antiimperialista, la  fuerza de la argentina profunda  y otras simplificaciones que recuerdan a Shunko  y a  Lautaro Murua  para la platea.

 Pero en aquellos tiempos era claramente  otra platea.

 La crisis mundial no empezó pero la reaparición de la guerrilla en Irlanda-tema que también anuncié-encajaba   geométricamente con la deflación de la economía irlandesa. La penuria exige guerras, desprejuicio y apertura de mercados y no  almas bellas y tramposas.

La reunión  de los embajadores con Cristina demostró lo obvio.Como he dicho la política exterior argentina  es  inexistente y retórica pero  a modo de  un pez ciego en un acuario brumoso  ha  descubierto por obra de la realidad que hoy  la política internacional es  una  oficina de negocios y luego una representación diplomática clásica elaborada con los esquemas de Talleyrand o Metternich. En eso el afán de negocios y la voracidad de algunos funcionarios   crean un caleidoscopio de intereses que acercan  más a la Chancillería a Frigerio o a Gelbard que a Saavedra Lamas. Esto no es ni bueno ni malo, es una necesidad  dictada por la crisis mundial y nada más.

Otro hecho interesante de la semana es  que la viuda  del  aviador argentino  abatido en Malvinas logró que  fuese  enterrado en  el cementerio de Darwin  en las islas luego de  interminables peregrinajes  ante el Ministerio de Defensa  cuyos funcionarios  simplemente no sabían que hacer con el tema.Los británicos enviaron a la guardia de honor de la Corona para rendir homenaje al argentino abatido en un claro signo de lo que es la madurez de un poder que fue realmente imperial.

Contrasta la situación de orgullo nacional compartido y respetado con la  supina ignorancia de una olvidada  diputada  kirchnerista que pretendía repatriar los restos de Jorge Luís Borges  de Ginebra a la Argentina en una clara exposición de que el paleo social fascismo ágrafo no respeta siquiera a los muertos.

 Borges  hizo su bachillerato en Ginebra, tontilla y allí fue  justamente para reencontrarse con su historia y huir de un país  al cual sus antepasados sirvieron sable en mano para fundarlo  pero  que no supo  promoverlo en lo absoluto y  lo honró  obscenamente con un puesto en el mercado de frutas del mercado central.

Bueno, no quiero aburrirlos con disquisiciones filosóficas.Mí síntesis es muy simple, en Catamarca el código de barras kirchnerista no paso y es probable que ese mismo código de barras  demuestre en el futuro sus  insuficiencias.

A seguir, es decir ¡hasta la próxima derrota siempre¡


 

Portada